29 de noviembre de 2020
27 de febrero de 2006

La Audiencia de Castellón condena a un hombre a 10 años de prisión por incendiar una vivienda que ocupaba como arrendatario

CASTELLON, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un joven, E.R.M., de 25 años, a 10 años de prisión por incendiar una vivienda en Castellón que ocupaba como arrendatario. Además, deberá indemnizar a tres compañías aseguradoras por los daños causados en elementos comunitarios del edificio, así como a la propietaria de una vivienda con 195,70 euros por los gastos veterinarios derivados de los daños que sufrió su perro.

La sentencia indica como hechos probados que el procesado, el 12 de junio de 2004, sobre las 17.00 horas, se encontraba en una vivienda que ocupaba en Castellón como arrendatario y, sabiendo que en dicho edificio habitaban otros vecinos, prendió ropa que tenía en el interior del armario de una de las habitaciones con un mechero y se marchó a la calle.

Como consecuencia del fuego, las llamas se extendieron por toda la vivienda, saliendo humo y fuego por las ventanas, por lo que el humo empezó a introducirse en las viviendas superiores, lo que afectó a un niño de un año de edad que se encontraba durmiendo en uno de los pisos, el cual necesitó atención del SAMU.

Así mismo, según la sentencia, el humo afectó al perro de una vecina, al que le causó una lesión pulmonar, y se originaron daños en varias viviendas. Debido a las llamas, las zonas comunes de la escalera se llenaron de humo. El fuego fue sofocado por los bomberos tras entrar en la vivienda con máscaras de gas.

El acusado padece un trastorno límite, narcisista e histriónico de la personalidad, según la sentencia, que cursa con una notable reactividad emocional e impulsividad, aunque presenta conservadas sus facultades mentales y no está afectada la capacidad de autogobierno, por lo que no está impedido de conocer y decidir sobre los hechos que realiza.