19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    La Audiencia de Tenerife aplaza el juicio de un hombre por incendiar la casa de su pareja a falta de un testigo

    SANTA CRUZ DE TENERIFE, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia de Tenerife aplazó esta mañana el juicio oral de un hombre por incendiar la casa de su ex-pareja sentimental a falta de un testigo del Ministerio Fiscal.

    Con un retraso de la hora prevista, el juicio oral comenzó con las declaraciones del agente de la Policía Técnica Científica, que corroboró el informe pericial ratificando ante la sala el estado calcinado de la vivienda (chabola) y que el fuego pudo ocasionar la pérdida de los objetos y mobiliario del interior.

    "El incendio se inició en el interior donde se propagó el fuego porque el humo estaba en la parte superior y encaja perfectamente este análisis" declaró el agente. Además, éste comentó que las pruebas periciales se realizaron un lunes, ya que los hechos sucedieron el fin de semana anterior.

    Tras las declaraciones del citado agente, el juicio quedó aplazado tras la ausencia del testigo impuesto por el Ministerio Fiscal y la defensa.

    Según el escrito fiscal, el acusado, A.F.G.D, el día 22 de octubre de 2006, se presentó en el exterior del domicilio de su ex-pareja dando golpes y arrancando una ventana en la playa de las Resbaladas en el sur de Tenerife. A continuación, valiéndose de un mechero procedió a quemar un elemento lanzándolo al interior de la vivienda y amenazando a la ex- mujer que la iba a matar.

    En el momento de los hechos, se encontraba en la casa su ex-compañera sentimental y las dos hijas de ésta que tuvieron que abandonar de inmediato la casa. A consecuencia del fuego, la vivienda (una chabola hecha con madera, bloques y planchas de metal) quedó totalmente destruida.

    El Ministerio Fiscal expone una pena de 10 años de prisión por un delito de incendio y, otra pena, de dos años por un delito de amenazas. Además, el acusado posee una pena de 8 días de localización permanente por una falta de vejaciones injustas.