17 de octubre de 2019
23 de septiembre de 2009

La ausencia de Zapatero y Rajoy anima a la mitad de los diputados a 'saltarse' la sesión de control del Congreso

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

La mitad de los 350 diputados del Congreso faltó no estaba en sus escaños del hemiciclo a las nueve de esta mañana, cuando arrancó la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, posiblemente como consecuencia de la ausencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que está en Estados Unidos para participar en la Cumbre del G-20, y del líder del PP, Mariano Rajoy, que, como no podía interpelar al jefe del Ejecutivo, tampoco se acercó al hemiciclo.

El Pleno dio comienzo con una novedad, ya que, en contra de lo habitual, la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, formuló una pregunta oral a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

La dirigente del PP debate cada semana con la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, pero como la 'número dos' del Ejecutivo aún no se ha incorporado a su actividad tras ser operada el pasado día 15 de una dolencia intestinal, esta mañana debatió con la responsable económica.

Sin embargo, el inusual rifirrafe entre Salgado y De la Vega no llamó especialmente la atención de los diputados, ya que tan sólo unos 170 parlamentarios se dieron el 'madrugón' para ser testigos del mismo.

Además de Zapatero y Rajoy, faltó la mitad de los diputados socialistas y 'populares'. Tampoco siguieron ese primer debate los portavoces de CiU, PNV, ERC, aunque a esa hora sí se vio a los dos diputados de Coalición Canaria, al de IU, Gaspar Llamazares, y al de UPN, Carlos Salvador. Eso que ninguno de estos dos últimos tenía pregunta en la sesión.

En el banco azul reservado al Ejecutivo ya estaban sentados a primera hora siete de los ocho ministros que iban a ser interrogados a lo largo de la mañana. Sólo faltaba la titular de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, y no se esperaba, como es habitual, a ninguno que no tuviera que dar explicaciones a la oposición.

AYER, A 'MATACABALLO'

El hecho de que el hemiciclo arrancará hoy semivacío también tiene que ver con que ya no hay votaciones en el Pleno del Congreso hasta la próxima semana. El jueves pasado, el presidente del Congreso, José Bono, había avisado a sus señorías de la posibilidad de pasar a hoy miércoles las votaciones de los asuntos debatidos el martes, dado que el orden del día de ayer incluía cinco mociones, dos más de lo normal.

Ante esta amenaza, que habría obligado a estar hoy en el hemiciclo a todos los diputados para votar, el debate de ayer se aceleró sorprendentemente, invirtiéndose en cada punto la mitad de tiempo de lo que hasta ahora se empleaba cada martes.

El resultado fue que al final se votó a las ocho y cuarto de la tarde, más pronto incluso que en jornadas con menos puntos a debate, con lo que sus señorías tenían hoy el horizonte despejado de votaciones en el Pleno.

Eso sí, algunos diputados tienen importantes compromisos parlamentarios para esta tarde, ya que está prevista la comparecencia de tres ministros en sus respectivas comisiones parlamentarias: el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves y los titulares de Defensa, Carme Chacón y Fomento, José Blanco.