1 de diciembre de 2020
7 de diciembre de 2006

Auto TS.- Rajoy dice que lo importante es que el Gobierno no negocie políticamente y pague un precio a ETA

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 7 Dic. (EP/IP) -

El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, consideró, tras la decisión del Tribunal Supremo de autorizar reuniones entre el Gobierno socialista y Batasuna, que "no se pueden tender cortinas de humo" y que "lo importante no es una resolución que haga un Tribunal en un determinado momento, sino que el Gobierno no haga una negociación política ni pague un precio político con una organización terrorista".

Así, insistió en que no es "moral" hablar con ETA de asuntos como Navarra, de cambiar el Estatuto de Autonomía "o hacer algo parecido" al Plan Ibarretxe, ni de territorialidad y política. "La negociación política con el terrorismo es un suicidio y además es algo absolutamente ineficaz", sentenció Rajoy.

A su juicio, "esto es lo importante" y la razón por la que discrepa con el presidente estatal, José Luis Rodríguez Zapatero. Tal como expresó, "no se puede pagar un precio político con una banda terrorista porque entonces el terrorismo se convertiría en un instrumento para hacer política, y eso es algo que de ninguna manera se puede aceptar".

SENTENCIA VICARIO SETIEN

Sobre el error que ha obligado a la Audiencia Nacional a absolver al etarra Gregorio Vicario Setién por su participación en el secuestro de José María Aldaya, el presidente popular señaló escuetamente que "nunca me oirán poner en tela de juicio lo que hacen los Tribunales de Justicia".

Por otra parte, en el marco de la reunión que mantuvo hoy el comité ejecutivo de la Internacional Demócrata de Centro, una formación que aglutina a más de cien partidos y de la que hoy fue designado vicepresidente Mariano Rajoy, se elaboró un documento sobre terrorismo en el que se puso de manifiesto "la eficacia que tuvo el pacto por las libertades y contra el terrorismo, la necesidad de consenso entre los grandes partidos en la lucha contra el terrorismo y la condena a actos de terrorismo que todavía se siguen cometiendo en España".

Además, establece que "el pago de un precio político y la negociación política no es ningún sistema válido en una democracia para acabar con el terrorismo en el supuesto que se pueda acabar". Por último, contempla "el recuerdo a las víctimas del terrorismo y la necesidad de contar con ellas".