2 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

El Ayuntamiento de Granada recurre la sentencia que no ve lesividad en la venta del ferial a EPSA

GRANADA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Granada ha planteado un recurso de apelación contra la sentencia dictada por el juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de Granada que desestimó el recurso interpuesto por el Consistorio para que se declarara lesiva la venta de los terrenos donde actualmente se ubica el ferial y que realizó en el año 2002 la anterior corporación municipal, presidida por el socialista José Moratalla, a la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA).

Así, lo anunció hoy en rueda de prensa el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Luis Gerardo García Royo, después de que el pasado mes de marzo tras conocer la resolución judicial el Ayuntamiento informara sobre su posición al respecto.

El Ayuntamiento recurrirá esta sentencia al entender que su pretensión "no era que se dijese si la venta era legal o ilegal", porque "nunca" se ha dudado de la legalidad ni de la ilegalidad de la venta" sino que el Consistorio "pretendía corroborar", como creen, que la venta "no se hizo a precios de mercado y, por tanto, se lesionaron los intereses económicos de este ayuntamiento", según informó García Royo.

JUNTA INTERPONE UN RECURSO CONTRA LA VENTA DE SUBSUELO

Por otra parte, el concejal de Urbanismo y portavoz del equipo de gobierno municipal, informó sobre el recurso por la vía contencioso-administrativa que la Junta de Andalucía ha interpuesto en contra de la modificación puntual del PGOU por la enajenación del subsuelo aprobada por el Ayuntamiento.

García Royo afirmó que este recurso es una muestra más de "esa política de judicialización que está llevando la Junta de Andalucía con casi todos los acuerdos que adopta el Ayuntamiento".

El concejal recordó que hace unos meses el Ayuntamiento aprobó con carácter definitivo una modificación puntual del PGOU que afectaba a la posibilidad de la venta de subsuelo por parte del Ayuntamiento de Granada "en las zonas de expansión de la ciudad o que estuviesen por desarrollar urbanísticamente" y que también afectaba a la regulación de la normativa que permite actuar en las Casillas Bajas del Zaidín, lo que permitiría al Ayuntamiento acometer algunas obras de remodelación.