28 de enero de 2021
16 de diciembre de 2008

Azkarate niega que deba dimitir y se muestra respaldada por todo el Gobierno vasco en los casos Guggenheim y Balenciaga

Madrazo, cuyo partido apoya los informes que señalan las responsabilidades de la consejera, le expresa su "apoyo político"

VITORIA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Cultura del Gobierno vasco, Miren Azkarate, negó hoy que existan motivos para su dimisión tras las conclusiones de las comisiones de investigación sobre los casos Guggenheim y Balenciaga, y aseguró sentirse respaldada por todos los miembros del Ejecutivo. Por su parte, el líder EB, Javier Madrazo, cuyo partido apoya los informes de ambas comisiones, que atribuyen responsabilidades a la consejera, ofreció su "apoyo personal y político" a Azkarate.

Los dictámenes de ambas comisiones se votarán en sendos plenos monográficos del Parlamento vasco que se celebrarán el día 22. En ambos informes se destaca la falta de control de los consejos de administración de las sociedades tenedora e inmobiliaria del Guggenheim y de la Sociedad Berroeta Aldamar --impulsora del proyecto del museo Balenciaga--, presididos por Azkarate.

Azkarate, portavoz del Gobierno vasco además de consejera de Cultura, se pronunció por primera vez sobre este asunto al término del Consejo de Gobierno semanal.

La consejera aseguró que tanto en el presunto desfalco cometido por el ex director financiero del Guggenheim, Roberto Cearsolo, y en la pérdida de seis millones de euros en una operación de compra de dolares, como en las irregularidades relacionadas con el proyecto Balenciaga, "fuimos las correspondientes sociedades, con las instituciones al frente, quienes dimos cuenta de los hechos e hicimos las primeras investigaciones y llevamos los hechos al juzgado".

"REVOLVER MIERDA"

Respecto a las responsabilidades políticas apuntadas en los informes de las comisiones de investigación, aseguró que "responsabilidad política es detectar lo que va mal y tomar medidas de inmediato", algo que, a su juicio, se realizó en ambos casos. "Las medidas se adoptaron desde el primer momento; quiero mirar en positivo y construir proyectos de futuro para este país, no revolver mierda porque tocan elecciones", denunció.

Preguntada sobre si considera que la gestión de las instituciones en ambos casos ha sido positiva, indicó que "asumir responsabilidades es asumir en su integridad lo bueno y malo, reconocer los errores y trabajar por corregirlos". "Si quieren que esta presidenta de la Sociedad Tenedora (del Guggenheim) asuma sus responsabilidades, las he asumido desde el primer momento", destacó. No obstante, precisó que también asume la responsabilidad de la compra de una obra de arte "por la que se han pagado 90 millones y que hoy está valorada en 180 millones".

Del mismo modo, rechazó que haya existido una falta de control por parte de las sociedades. En el caso del Guggenheim, preguntó cómo es que "si no hubiese habido control, Cearsolo falsificara los libros contables después de aprobarse las cuentas en la Sociedad Tenedora, y haya tenido que tenido que falsificar la firma de Vidarte (el director del museo), y hacerse de forma artera con una clave telemática".

VIDARTE, "EN LA PICOTA"

La consejera expresó su respaldo al director del Guggenheim, Juan Ignacio Vidarte, al que la comisión de investigación responsabiliza también de lo sucedido en el centro. "Cuenta con todo mi apoyo político y con el apoyo político de este Gobierno", aseguró. Sobre este punto, denunció que "poner en la picota al principal artífice del éxito que supone el Guggenheim es de una irresponsabilidad que no tendría perdón".

Respecto a si ha pensado en la dimisión a raíz de las conclusiones aprobadas por las comisiones, dijo no haber "percibido" que ni el lehendakari ni ninguno de sus compañeros de Gobierno, ni el Patronato (del Guggenheim) le hayan pedido dimitir.

La consejera también se pronunció, en respuesta a una pregunta, sobre la posición mantenida por sus socios de Gobierno --EA y EB-- en ambas comisiones. Los parlamentarios de Eusko Alkartasuna han votado a favor de los dos dictámenes, mientras que EB votó a favor del de Balenciaga y, aunque votó en contra del dictamen sobre el Guggenheim, precisó que respalda el informe y que su voto en contra se debió a que se habían rechazado algunas de sus propuestas.

MADRAZO

Azkarate aseguró haber sentido "el apoyo de todos los miembros del Gobierno", aunque no quiso referirse a su opinión sobre la postura de los partidos Ezker Batua y Eusko Alkartasuna.

Por su parte, el consejero de Vivienda y coordinador general de EB, Javier Madrazo, que compareció junto a Azkarate para presentar un proyecto de ley de Vivienda, expresó su "respaldo personal y político" a la consejera. Aunque fue preguntado en dos ocasiones sobre la aparente contradicción entre esta afirmación y la postura de EB en las comisiones de investigación, afirmó que suscribe "totalmente" las palabras de Azkarate y añadió que "he dicho lo que quería decir".