24 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

Aznar ve en el terrorismo islámico una "amenaza existencial" y advierte que "el apaciguamiento nunca funciona"

ROMA, 11 Dic. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El ex presidente de España y presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), José María Aznar, aseguró hoy que "el terrorismo yihaidista" es una "amenaza existencial", e insistió en la necesidad de "llamar a las cosas por su nombre" ya que "el apaciguamento nunca funciona".

"Hay que decir claramente que tenemos enemigos" y que "los valores que sustentan la civilización están amenazados globalmente" ya que "lo contrario es hacer el juego a quienes quieren implantar la dictadura del relativismo, la tiranía del da igual una cosa que otra", afirmó.

Por esta razón, Aznar se mostró contrario al "apaciguamiento" y, sin concretar más el significado de esta expresión, consideró que "quienes lo propugnan nos llevan a un callejón sin salida, porque alimentan la determinación de nuestros enemigos". "Si queremos vencer en la guerra contra la barberie y el odio" es necesario "reforzar más nuestros valores", añadió.

El ex presidente español hizo estas declaraciones desde Roma, donde participó en la conferencia internacional de disidentes titulada 'Luchando por la democracia en el mundo islámico' y organizada por las fundaciones Magna Carta y FareFuturo, entre otras.

Al principio de su discurso, Aznar aprovechó la ocasión para condenar el "brutal atentado" acaecido hoy en Argel y que causó al menos 22 muertos y 177 heridos.

"La vigencia de nuestros valores no está garantizada", sino que está bajo la "continua amenaza" de los "islamistas", cuya intención "no es sólo someter a su voluntad a aquellos países o territorios de religión musulmana" sino también "extenderse por nuestros países", insistió, advirtiendo que "no es ningún secreto" decir que en Europa existen "varias redes esperando órdenes para actuar".

Según Aznar, "nuestra seguridad y nuestra libertad dependen en gran medida de la extensión de la libertad a otras partes del mundo", por lo que "la labor de los disidentes es un elemento fundamental para socavar los cimientos de las tiranías". En este sentido, "la lucha de los disidentes" debe ser "nuestra lucha", subrayó.

"Europa debe mantenerse firme y unida", además de alcanzar una "política común de apoyo y defensa de los disidentes", basada en su reconocimiento como sujetos políticos" y cuyo "horizonte" debe ser "garantizar su libertad".

Asimismo, se mostró partidario de "reforzar" la OTAN que en su momento "logró proteger la libertad y la democracia frente a la amenaza soviética". Ahora "es necesario que las defienda frente al extremismo islamista", recalcó.

Para Aznar, es necesario que Europa tenga "voluntad de defenderse", además de "rechazar el sentimiento de culpa que muchos se han dedicado a alimentar y a inventar" y cuyo resultado ha sido el debilitamiento del "nervio moral de nuestras sociedades". "Yo estoy orgulloso" de formar parte de Occidente, manifestó.

NO A TURQUIA EN LA UE.

Por otro lado, consideró que hoy por hoy y en un futuro inmediato "no es posible aceptar" la entrada de Turquía en la Unión Europea, cuyo ingreso pondría "punto y final" a la existencia de Europa.

La conferencia de disidentes empezó ayer en la capital italiana y contó con la participación de diversos disidentes políticos procedentes de países islámicos como el sirio Farid Ghadry y el periodista iraní Amir Abbas Fakhravar, así como el disidente soviético y actualmente político y escritor israelí Natan Sharansky.

Durante su intervención, Aznar propuso España como sede de la tercera conferencia internacional de disidentes y como contunuación de la que se cerró hoy en Roma y de la primera, que tuvo lugar el pasado mes de junio en Praga.