4 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

Batasuna dice que "la derecha tiene pánico a que los navarros puedan participar líbremente en un proceso político"

PAMPLONA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La ilegalizada Batasuna afirmó hoy en un comunicado que el encuentro que mantuvieron esta mañana en Pamplona el presidente del PP, Mariano Rajoy, y el presidente de UPN, Miguel Sanz, "es fruto del nerviosismo en el que está instalada la derecha españolista en Navarra" y consideró que "la derecha tiene pánico a que los navarros puedan participar libremente en un proceso político democrático donde la palabra y la decisión de toda la ciudadanía vasca sea respetada sin exclusiones ni ideológicas y ni territoriales".

Para Batasuna la visita de Rajoy a Navarra "es una clara señal que evidencia los frutos que ha dado la lucha de todos estos años ya que muestra que hemos conseguido que en Navarra se abra definitivamente el debate sobre la territorialidad y el derecho a decidir del conjunto de la ciudadanía del país".

La formación ilegalizada afirmó que PP y UPN "no saben cómo ocultar su débil posición ante la sociedad navarra porque son conscientes de que la mayoría social de Navarra mira al futuro con esperanza y no se cree las amenazas y los miedos que insistentemente intenta extender la derecha".

Batasuna reiteró que "vivimos un momento político sin precedentes". "Debemos aprovecharlo. La solución al conflicto es más factible de lo que ha sido nunca porque se ha iniciado un nuevo tiempo político. El proceso político de cambio es incuestionable y nos va a permitir la discusión y el acuerdo de nuevo estatus político que reconozca los derechos democráticos al conjunto de la ciudadanía vasca sin exclusiones ni territoriales ni ideológicas".

Batasuna consideró que "después de siglos de conflictos podemos estar ante una oportunidad histórica para que Navarra deje de ser manipulada y recobre sus derechos arrebatados ilegítimamente" y añadió que "la paz debe ser el resultado del respeto de los estados a nuestros derechos". "La anexión o subordinación de Navarra a España y Francia debe dar paso a un marco de libertad y democracia para que la palabra y la decisión del conjunto de la ciudadanía sea escrupulosamente respetada", advirtió.