18 de enero de 2021
27 de febrero de 2006

Blanco cree que el PP prefiere "que no haya paz mientras gobierne Zapatero" y juzga "cobarde" que se escude en la AVT

Subraya la "cohabitación" de PP y Falange y se burla de las técnicas 'populares' para contar manifestantes

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización y Coordinación del PSOE, José Blanco, destacó hoy que los dirigentes del PP "prefieren que no haya paz mientras gobierne Zapatero". Subrayó que este partido "cada día está más a la derecha y representa a la derecha extrema" y que "no hay más que ver la cohabitación de banderas y dirigentes" que se dieron en la manifestación de la AVT el pasado sábado.

"No hay nada más que ver a Ynestrillas y a Acebes compartiendo manifestación para poner de manifiesto ese camino hacia la derecha extrema o la cohabitación de las banderas de Falange o del PP", declaró en la rueda de prensa posterior a la Permanente de la Ejecutiva socialista.

Blanco puso de manifiesto que su partido, más allá de las apelaciones de "lealtad" y de recuperación del "sentido de Estado" al principal partido de la oposición para "desterrar la lacra del terror", no tiene previsto mantener "ningún tipo de encuentro" con el PP.

Expuso que el PP ha decidido en esta Legislatura no reconocer como tal y no respetar ninguna cuestión de Estado y citó como ejemplo la lucha contra el terrorismo, la posición internacional de España o la de los sectores estratégicos y el desarrollo del Estado autonómico.

"Nada es para el PP cuestión de Estado digna de ser respetada en su estrategia de tierra quemada", enfatizó. "Para ellos sólo hay una cuestión de Estado: su propio regreso al poder", añadió Blanco, que estimó que los 'populares' supeditan a este fin "todo lo demás, incluso el interés nacional de España".

"INMORAL" E "IRRESPONSABLE".

El dirigente socialista reconoció al PP "todo el derecho" a organizar manifestaciones contra el Gobierno. Pero destacó que los socialistas también lo tienen para estimar que es "irresponsable" hacerlo "utilizando el terrorismo como pretexto".

Así, juzgó que es "inmoral hacerlo a base de mentiras que no se convierten en verdades por repetirlas mil veces" y que es "cobarde escudarse en una asociación de víctimas para protegerse de las críticas".

Blanco reconoció que todos los ciudadanos que se manifiestan, "sean pocos o muchos", merecen ser "escuchados y respetados". "Pero si el PP usa las mismas técnicas para fundar sus expectativas electorales que para contar manifestantes, me explico muchos de los errores que comete", dijo.

En otro momento, el coordinador socialista se burló de estas "técnicas". "Si el PP hace sus estimaciones electorales de la misma forma que estima los participantes en las manifestaciones comprendo que tengan depresiones", indicó. "Les pido que no confundan su deseos con realidad ni su mundo con el mundo --ahondó--. Les iría mejor para ajustar estrategias".

"VILEZA DE RAJOY".

Para Blanco, los dirigentes del PP han dado razones para pensar que "prefieren que no haya paz mientras que gobierne Zapatero". Así, indicó que si el Partido Conservador británico se hubiera comportado con el primer ministro, Tony Blair, con la "vileza" del presidente del PP, Mariano Rajoy, hoy "todavía habría terrorismo en Irlanda de Norte".

Salvando "todas las diferencias", Blanco resaltó que los socialistas seguirán luchando si es posible con ayuda del PP y si no, sin él, para "poner fin a la última organización terrorista que permanece activa en un país de la Unión Europea", en referencia a ETA.

Reiteró, asimismo, que piden al PP la "misma lealtad" que tuvo el PSOE cuando estaba en la oposición e insistió en que "nada ha cambiado" en la lucha antiterrorista porque sigue basada en la "firmeza judicial" y en la eficacia "policial"

Con todo, Blanco enfatizó en que los dirigentes del PP nunca serán leales porque creen que "la deslealtad les conduce a buen puerto" y que "les va bien". "Lo seguirán creyendo hasta que los ciudadanos les demuestren lo contrario en las urnas", auguró Blanco, que comentó que sólo entonces España podrá volver a tener una "oposición responsable y un partido de derecha con dirigentes moderados y sensatos".

11-M: QUE ACEBES ENTONE "EL MEA CULPA".

Al hilo de que en la manifestación del pasado sábado también se reclamó que se reabra la comisión de investigación de los atentados del 11-M, Blanco estimó que ya es "hora" de pedir explicaciones al presidente del PP, Mariano Rajoy, a su secretario general, Angel Acebes, y al ex jefe de Ejecutivo José María Aznar por "las mentira" y "engaño masivo".

"El CNI parece que alertó a Acebes y éste u omitió la información o se ha comportado irresponsablemente", dijo Blanco, que señaló que este hecho "certifica que hubo imprevisión y engaño masivo".

A su juicio, va "siendo hora" de que singularmente el secretario general del PP "entone el mea culpa y pida perdón por haber mentido a todos los españoles intencionadamente".

CAMPAÑA SEGUNDO AÑO DE GOBIERNO.

Por otro lado, la dirección socialista también se centró en su reunión en el diseño de la campaña que el partido pondrá en marcha con motivo del segundo aniversario de su llegada al poder, en la que expondrán los propósitos del partido para la segunda mitad de la Legislatura.

Blanco informó igualmente de que la convocatoria para la designación de candidatos a las elecciones autonómicas en Madrid y en Valencia tendrá lugar el 28 de mayo.

También señaló que la Permanente había conocido el último barómetro autonómico del CIS y recalcó que, a su juicio, se está "en una pulsión de cambio muy importante en muchas comunidades autónomas donde gobierna el PP", llamando a no sorprenderse si los socialistas logran la victoria en Madrid, Valencia o Canarias.

En esta línea, se mostró satisfecho con el barómetro, ya que a su juicio pone de "manifiesto" que en todos los lugares donde gobiernan los socialistas la confianza en la gestión y en su presidente por parte de los ciudadanos es mayor que donde gobierna el PP. En concreto sobre Cataluña y Pasqual Maragall, el secretario de Organización del PSOE dijo que es "el tercer o cuarto presidente en el que confían bastante o mucho", por lo que "no está mal".