4 de diciembre de 2020
1 de septiembre de 2007

Blanco dice que un Gobierno de PSN y Nabai en Navarra hubiera sido "frágil y quizá efímero"

Blanco dice que un Gobierno de PSN y Nabai en Navarra hubiera sido "frágil y quizá efímero"

PAMPLONA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

José Blanco, secretario de Organización del PSOE, argumentó hoy ante los más de 200 militantes congregados en el comité regional del PSN que un gobierno alternativo a UPN hubiera sido "incierto, frágil y quizá efímero" porque los socialistas no eran el "elemento dominante" de la coalición y porque Nafarroa Bai es una fuerza "inestable", un conglomerado de partidos que carece de "solidez".

Según defendió, el PSN no estaba en condiciones de garantizar un gobierno de cumpliera los siguientes requisitos: generar "confianza y seriedad", no dividir "más" a los navarros ni generar "más confusión" en España y que no se convirtiera en un "arma" para el PP.

Debía ser un gobierno estable, con un liderazgo "claro" y un rumbo "firme" que no viviera "condicionado por procesos o situaciones ajenas a Navarra", añadió.

Según indicó Blanco, ese gobierno "haría que la política navarra estuviera "excesivamente condicionada por los avatares de la política vasca". E igualmente, Navarra podía convertirse en una "palanca de movilización electoral de la derecha".

Blanco comentó que tanto el secretario general de PSN, Carlos Chivite, como Fernando Puras, defendieron la postura del partido regional pero conocían "desde el primer día" la posición de la Ejecutiva federal. El secretario de Organización asumió las críticas por haber dejado que se prolongara "en exceso" la exploración de "todas las posibilidades", que se realizó para "dar una oportunidad a la negociación contras fuerzas y para tratar de alcanzar una solución de la que todos estuviéramos convencidos".

La intervención de Blanco se realizó a puerta cerrada pero el gabinete de comunicación socialista facilitó un resumen. Aseguró estar "convencido" de que se ha elegido el "camino más acertado, teniendo en cuenta las circunstancias", tanto para los ciudadanos de Navarra como de España.

Blanco defendió que el PSN no estaba en condiciones de garantizar un gobierno que cumpliera los requisitos porque en esa coalición tenía 12 parlamentarios de 26 y menos votos que Nafarroa Bai. Este peso no permitía, indicó, "garantizar" la orientación de un gobierno. "No podemos permitir formar parte de un gobierno con incertidumbres en cuanto a sus políticas", señaló.

Y ofreció otro argumento, que el Partido Socialista tampoco hubiera podido garantizar la estabilidad del gobierno porque ésta dependía de un "elemento inestable" con Nafarroa Bai. "Un conglomerado de fuerzas nacionalistas de muy diverso origen, armado para dar utilidad al voto nacionalista y para un posible acceso al gobierno", precisó. Según explicó, en otras experiencias de coalición con nacionalistas en España, el Partido Socialista mantiene una "clara hegemonía" y partidos como ERC o BNG tienen una "dirección".

Blanco no descartó "en absoluto" pactos de gobierno en el futuro con Nafarroa Bai. Para ello, deben darse tres condiciones. Un contexto político "más favorable" que el actual, que la coalición adquiera "solidez y estabilidad" y que el PSN tenga una fuerza electoral superior. "En las circunstancias actuales, no debemos aventurarnos en una experiencia de gobierno que cree más crispación y más confusión dentro y fuera de Navarra, pasarlos los próximos cuatro años hablando de Navarra en la política española", comentó. E indicó también que no es "despreciable" la voluntad de preservar la victoria electoral del PSOE.

DEJAR LA AÑORANZA

Por otro lado, Blanco invitó a la militancia descontenta a que no se deje deslizar por la "añoranza melancólica de lo que pudo ser y no fue", porque el PSN ha renunciado al Gobierno pero no al "cambio de la situación política navarra", que ya ha comenzado, argumentó, porque el Gobierno de Sanz no podrá ser "brazo ejecutor" de la estrategia del PP. Destacó que el PSN tiene fuerza para impedirlo. Se refirió a la iniciativa sobre el aborto.

Blanco criticó la "demagogia irresponsable" en torno a Navarra que realizó el PP, sembrando un "peligro inexistente" cuando "nunca ha estado en cuestión el estatus" de la Comunidad foral.

Aseveró que el PP recurrió a esta estrategia para que la "derecha" mantuviera la mayoría absoluta en Navarra, alimentar "la hoguera" de la crispación en España y hacer "todo lo posible para que el proceso de paz fracasara". De Batasuna dijo que recurría a la "cuestión navarra" como coartada para justificar a ETA. "ETA sólo sabe matar y Batasuna solo sabe secundar a los que matan", comentó.

Agregó que el desafío de los socialista en los próximos cuatro años tiene que ser "liderar la oposición para poder liderar después el Gobierno. "Es posible y necesario", dijo.