24 de noviembre de 2020
20 de diciembre de 2007

Los canarios dan un aprobado alto, un 6,54, a la calidad de vida en las Islas

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los canarios, con una nota general de 6,54, dan un aprobado alto a la calidad de vida en las Islas, y por lo que respecta a sus aficiones, un 18% prefiere estar con la familia, un 14% pasear, un 10% salir con los amigos, otro 10% hacer deporte, un 9% ver televisión, un 8% leer y sólo un 7 por ciento se decanta por ir a la playa.

Son datos del primer 'Barómetro de Opinión Pública de Canarias' hecho público por el Consejo Económico y Social (CES) de las Islas, estudio estadístico que apunta que un 55 por ciento de los isleños considera alta la calidad de vida en el Archipiélago frente a unos 39 y 6 por cientos que la definen como media y baja, respectivamente.

Más de la mitad de los entrevistados consideran que en sus lugares de residencia existe un alto nivel de calidad de vida, pero los residentes en Lanzarote y La Palma son los que conceden las valoraciones más altas a la calidad de vida de sus respectivos lugares de residencia.

Por el contrario, los residentes en Fuerteventura y La Gomera son los que otorgan las valoraciones más bajas.

Los residentes en municipios con población comprendida entre los 10.000 y los 50.000 habitantes, las personas de 16 a 34 años y los extranjeros son los grupos de entrevistados que dan una mayor valoración media a la calidad de vida en sus municipios.

Los encuestados manifiestan poseer muy diversas aficiones y entre las más mencionadas se sitúan actividades como estar con la familia, pasear, salir con los amigos y hacer deporte.

Los de 34 años o menos prefieren más salir con los amigos y hacer deporte, mientras que los que superan esa edad tienen como principales aficiones estar con la familia y hacer deporte.

Sólo un 6 por ciento opta por ir de viaje, y un 3 por ciento va al cine o va a bailar, y al ordenador dedica su tiempo libre un 3 por ciento, mientras que un 2 por ciento apuesta por ir de copas o a espectáculos deportivos, y un muy reducido 1 por ciento reconoce que su afición es los videojuegos.