24 de febrero de 2020
21 de enero de 2020

Casado y Pastor presentan el libro de Margallo, que relata sus desencuentros con Santamaría y distanciamiento de Rajoy

"José Manuel, tu problema es que tienes un ego estratosférico", le espetó Rajoy el día que le comunicó que ya no repetiría como ministro

Casado y Pastor presentan el libro de Margallo, que relata sus desencuentros con Santamaría y distanciamiento de Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, reunidos en el Palacio de la Moncloa. - EUROPA PRESS - ARCHIVO

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP, Pablo Casado, y la exministra Ana Pastor presentarán el próximo 29 de enero en el Congreso de los Diputados el último libro del exministro de Asuntos Exteriores y actual eurodiputado del PP, José Manuel García Margallo, titulado 'Memorias heterodoxas. De un político de extremo centro', que ha publicado Ediciones Península.

Margallo (Madrid, 1944) relata en este libro sus inicios en la actividad política, los años cruciales de la Transición, las luchas de poder hasta la refundación del PP, su larga etapa en Europa como eurodiputado o su gestión al frente del Ministerio de Exteriores. En este apartado no oculta sus desencuentros con la entonces vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y también narra algunos episodios que evidencian su distanciamiento con Mariano Rajoy.

Así, el exministro señala que tras las generales de junio de 2016 --el PP logró 137 frente a los 85 del PSOE-- en los "cenáculos empresariales" se empezó a especular con la sustitución de Rajoy por algún otro candidato del PP. Según añade, se habló de los entonces ministros Ana Pastor, Luis de Guindos o Feliz Sanz, director del CNI.

CUANDO RAJOY EMPEZÓ A MIRARLE CON "CIERTO RECELO"

"Mis 'amigos' aprovecharon la ocasión para decirle a Rajoy que yo también me estaba postulando como posible sucesor. Circularon la noticia por algunos confidenciales y el presidente me llamó indignado", asegura Margallo, que subraya que desmintió entonces "semejante infundio" y a partir de ahí Rajoy comenzó a mirarle con "cierto recelo". "Yo me sentí defraudado", confiesa en la obra.

Una vez firmado el acuerdo de investidura entre PP y Cs, Rajoy lo llama a Moncloa antes de anunciar su gabinete y le comunica que tiene que "hacer cambios en el Gobierno". Según su versión, Margallo aprovecha para decirle que no ceje en tres cosas: "Cataluña, Gibraltar y la reforma de las leyes que se han quedado viejas, empezando por la Constitución".

Rajoy le escuchó "pacientemente" pero, según relata, en un momento determinado le interrumpió: "José Manuel, tu problema es que tienes un ego estratosférico". Añade que se quedó un tanto sorprendido pero reaccionó "jocoso" contestándole: "Pues, mira, es verdad que nunca he tenido problemas de autoestima".

A RAJOY SE "LE ROMPIÓ EL VASO" TRAS EL CAMBIO DEL PNV

El exministro recuerda la presentación de la moción de censura poco después de conocerse la sentencia del 'caso Gürtel', y recalca que acababan de aprobarse los Presupuestos con el apoyo del PNV. "Para mi que la cosa no hubiese pasado a mayores si los ministros encargados de discutir los presupuestos no hubiesen cometido el error infantil de cerrar un pacto presupuestario con el PNV y no un pacto de legislatura", resalta.

Margallo narra cómo sorprendió el cambio de posición de los nacionalistas vascos tras haber negociado las cuentas públicas. "Uno de los ministros me contó que, cuando Soraya le enseñó un wasap que decía que el PNV se había pasado de bando, a Rajoy se le rompió el vaso que tenía en la mano", desvela.

También hace mención de la llamada "escena del bolso", cuando Santamaría decidió dejarlo en el asiento de Rajoy durante la tarde del debate de la moción. "Al parecer, Soraya sostenía que Rajoy debía dimitir, lo que supondría la caducidad de la moción de censura y la apertura de un nuevo proceso de investidura con ella como candidata. Soraya decía contar con los votos del PNV. Cospedal se opuso a esta maniobra. No estaba sola", asegura en su libro, donde suele referirse a la vicepresidenta por su nombre de pila.

LAS PRIMARIAS DEL PP

Tras la marcha de Rajoy, asegura que el "gran candidato de consenso" hubiera sido el gallego Alberto Núñez Feijóo, pero que éste trasladó que en ese momento no podía dejar el PP de Galicia y que solo se presentaría si el congreso del partido fuera más tarde.

"La renuncia de Alberto dejaba expedito el camino a Soraya. José Ramón García Hernández y yo mismo decidimos presentarnos para romper esa dinámica", reconoce en el libro, donde recuerda el artículo defendiendo a Rajoy que escribió en El Mundo bajo el título 'Querido presidente y amigo' con el objetivo de que su candidatura no se interpretase como un movimiento contra el expresidente del Gobierno.

Rajoy le llamó entonces para decirle que le habían hablado de ese artículo "muy cariñoso". "Mi hijo me ha preguntado: ¿Pero por qué le echaste?', y yo le he explicado que son las cosas que tiene la política", le dijo entonces el expresidente. Margallo añade entonces: "Creí que esta llamada ponía fin a nuestros desencuentros, pero me equivoqué". También le telefoneó Rajoy tras perder las primarias y pensó de nuevo que podía ser otro paso más "hacia la reconciliación" pero asegura que otra vez se volvió a "equivocar".

También cuenta que cuando apoyó la candidatura de Pablo Casado en segunda vuelta frente a Santamaría, Rajoy le mandó un mensaje crítico con ese respaldo. Entonces, el exministro le respondió: "Deberías reflexionar por qué cinco de los seis candidatos que nos hemos presentado a estas primarias consideramos que Soraya ya no es la persona adecuada para dirigir España ni el partido". Confiesa que ésa fue la última vez que habló con Rajoy.

CASADO PREGUNTÓ A MARGALLO SI EL PP DEBÍA ABSTENERSE

Tras las generales de abril, en las que el PP sufrió un batacazo electoral al pasar de 137 a 66 diputados, afirma que el dilema era si abstenerse o no. Y desvela que en su viaje a Bruselas Casado le preguntó si deberían abstenerse y facilitar un gobierno de Sánchez.

"No lo creo en absoluto. Si haces eso, estás muerto. Solo podrías abstenerte, en teoría, si Sánchez jura por sus difuntos no comprometerse nunca ni con separatistas ni con los bolcheviques caribeños, y aún eso no garantiza que, una vez en la Moncloa, haga lo que le parezca más conveniente, sin que nosotros podamos desahuciarle en cuatro años", dice que le contestó al líder del PP.

Margallo también hace alusión al pacto de PSOE con Podemos, apoyado por los independentistas, y recuerda dos precedentes. El primero, en Francia cuando François Mitterrand nombró a cuatro ministros comunistas en 1981 y la economía "se desplomó", el Gobierno "se vio obligado a girar a la derecha" y los "comunistas le abandonaron". La segunda cita se refiere a la Segunda República y la alianza entre socialistas y comunistas.

El exministro cree que en un futuro "no muy lejano" habrá un Gobierno de coalición PSOE, PP y Cs, y añade que ahora toca en España una "segunda transición" con acuerdo de los partidos constitucionalistas como se hizo en su día en los Pactos de la Moncloa. "Si no lo hacemos por patriotismo, hagámoslo para que la inestabilidad política y la división entre los españoles no se lleve por delante lo que tantos años nos ha costado conseguir", asevera.

LAMENTA NO CONTAR CON LA CRUZ DE CARLOS III

Margallo lamenta no contar entre sus condecoraciones con la Gran Cruz de Carlos III que "siempre se ha concedido a los ministros de España", algo que, según desvela, le ocurre también a los otros ministros que salieron del Gobierno antes de la moción de censura.

"Me dicen que fue la vicepresidenta la que argumentó que no era conveniente que el Consejo de Ministros distinguiese a los que habían formado parte de él. Eso sí, los que formaron parte del último Consejo de Ministros fueron condecorados por Pedro Sánchez. Así las cosas, recordé la frase atribuida a Fernández Ordóñez: '¡Cuerpo a tierra que vienen los nuestros!'", proclama en un nuevo dardo contra Santamaría.