19 de octubre de 2019
27 de febrero de 2018

Catalá supedita el mantenimiento del 155 en Cataluña no tanto a quién sea el presidente sino a que se cumpla la ley

No le parece que "desde el estatus actual" de Jordi Sánchez, en prisión provisional, sea "fácil" asumir la responsabilidad de gobernar

Catalá supedita el mantenimiento del 155 en Cataluña no tanto a quién sea el presidente sino a que se cumpla la ley
EUROPA PRESS

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha supeditado el mantenimiento de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña no tanto a quién sea el futuro presidente como a que la Generalitat cumpla la ley y con sus obligaciones. Eso sí, ha remarcado que no cree que Jordi Sánchez, en prisión provisional, esté en condiciones de asumir la responsabilidad de gobernar.

Así ha respondido Catalá al ser preguntado por los medios de comunicación acerca de si el Gobierno de Mariano Rajoy se plantea mantener el artículo 155 si el candidato a la Presidencia de la Generalitat es uno de los imputados en la causa por el denominado 'procés', después de que se haya apuntado la posibilidad de investir al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y número dos en la lista de Junts per Catalunya.

"El 155 se aprobó como consecuencia de una situación de incumplimiento grave por parte del Gobierno de Cataluña. Por tanto, no es una cuestión de personas, no es quién sea el futuro presidente o cuáles sean sus circunstancias. Es que el Gobierno de la Generalitat cumpla con sus obligaciones", ha explicado.

Por tanto, el ministro ha afirmado, en declaraciones a los periodistas tras asistir a las tomas de posesión de nuevos magistrados del Tribunal Supremo, que el Ejecutivo central "no tiene nada que decir ni fijar condiciones sobre quién sea presidente", al tiempo que ha remarcado que cuando en Cataluña haya un gobierno "que aplique la ley, que ejerza sus competencias", la aplicación del 155 "desaparece".

Así, a la pregunta de si ve al Gobierno central cediendo los poderes de la Generalitat a un presidente en prisión preventiva, Catalá ha insistido en que el 155 se aprobó debido a unas "circunstancias extraordinarias como consecuencia de incumplimientos graves de obligaciones".

De este modo, ha dicho que "no es que el Gobierno tenga que devolver funciones o que tenga que autorizar nada", sino que "es lo razonable, lo deseable, que haya cuanto antes un gobierno en Cataluña que cumpla con sus obligaciones dentro de la Constitucicón y el Estatuto de Autonomía".

ALGUIEN QUE ESTÉ EN CONDICIONES

Según ha recordado, el próximo presidente catalán será "quien elija el Parlamento" autonómico porque así corresponde a sus diputados, si bien ha subrayado que espera que sea "alguien que esté en condiciones de ejercer sus responsabilidades".

Y es que, al ser preguntado por Sánchez, Catalá opina que "una persona que va a ocupar una alta responsabildiad como es la presidencia de un gobierno autonómico debería ser una persona que tuviera la capacidad de ejercer sus funciones".

"Proponer un candidato que se halla huido de la justicia, o que está fuera de España, o que está en prisión, o que pueda estarlo si un tribunal así lo decide, yo creo que lo que genera son incertidumbres sobre las posiblidades reales de ejercer las responsabilidades que le corresponden a un presidente de comunidad autónoma", ha resaltado, por lo que "no parece que desde el estatus actual que tiene el señor Sánchez sea fácil ejercer esas responsabilidades".

Para el ministro de Justicia, "sería muy conveniente que cuanto antes en Cataluña haya un gobierno, un presidente que cumpla sus responsabilidades y a ser posible que no tenga problemas, entre comillas, con la ley o con su situación de libertad con medidas provisionales adoptadas por un juez". "Es lo que institucionalmente está previsto y es lo que los catalanes merecen", ha apuntado.

A la pregunta de si cree que se debería permitir a Jordi Sánchez acudir al Parlament a defender su candidatura en caso de que ésta se haga oficial, Catalá ha contestado que es "una decisión que le corresponde al instructor" de la causa del proceso soberanista, el magistrado del Supremo Pablo Llarena, que es "quien ha dictado las medidas cautelares y es quien tiene que valorar las circunstancias".