4 de abril de 2020
7 de febrero de 2019

Ciudadanos pretende que el Congreso rechace las "concesiones" de Sánchez a Torra y exija elecciones generales

Ciudadanos pretende que el Congreso rechace las "concesiones" de Sánchez a Torra y exija elecciones generales
MONCLOA - ARCHIVO

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos quiere que el Congreso rechace las "concesiones" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al separatismo, entre las que incluye los 21 puntos planteados en un documento por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y que además reclame la convocatoria "inmediata" de elecciones generales.

En la iniciativa, registrada este jueves para su debate en el Pleno de la Cámara Baja, Cs describe como "una humillación y un chantaje inaceptable" el nombramiento de un "mediador" para negociar con los partidos independentistas.

Ciudadanos critica ese diálogo entre partidos sobre la cuestión de Cataluña --en el que, según el Gobierno, participará un "relator"-- porque se desarrollará "fuera de las instituciones democráticas legítimas reconocidas" por la Constitución, como son las Cortes Generales y los parlamentos autonómicos, "donde están representados todos los españoles".

La formación naranja pretende también que el Congreso rechace que "se legitime a aquellos que han dado un golpe de Estado, perseveran en su intención de romper la convivencia entre los españoles y constantemente intentan desprestigiar a las instituciones democráticas" del país y, "con ello, al conjunto de los españoles".

ASEGURA QUE SÁNCHEZ HA ACEPTADO EL DOCUMENTO CON 21 EXIGENCIAS

Asimismo, la proposición no de ley censura "la deriva del presidente del Gobierno de España de realizar concesiones al separatismo, como las reflejadas en el documento de las 21 exigencias separatistas aceptado por el señor Sánchez y ocultado a la opinión pública, con el único fin de mantenerse en el poder, incumpliendo su promesa de convocar elecciones".

"Sólo un Gobierno acabado y en descomposición puede asumir un documento como el de las 21 exigencias del señor Torra", indica Cs, que da por hecho que el Ejecutivo ha aceptado esas 21 demandas. Sin embargo, para el Gobierno ese documento "no forma parte de ninguna negociación", según ha explicado la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Otro de los puntos de la iniciativa parlamentaria presentada por el partido de Albert Rivera exige al Gobierno que "aplique la Constitución, proteja a los ciudadanos catalanes de las vulneraciones constantes de sus derechos por parte del separatismo, alentadas por el señor Torra, integrantes de su Gobierno y de los partidos que le dan apoyo, y reconozca que el diálogo solo cabe con aquellos que aceptan el cumplimiento de la ley".

Por último, Ciudadanos defiende que "la única salida digna a una negociación que supone una humillación para la mayoría de catalanes y para el conjunto de españoles" es que Sánchez "cumpla al fin su promesa y convoque de manera inmediata elecciones generales".

"Si el Gobierno de España se ve incapaz de garantizar la defensa de los intereses y derechos de los españoles", entonces "debe dar un paso atrás y convocar a los españoles a las urnas para que elijan un Gobierno que sí sepa defender con firmeza nuestros valores constitucionales y nuestro Estado de Derecho", subraya.

EL "MEDIADOR" ES LA ÚLTIMA DE LAS "HUMILLACIONES"

Ciudadanos acusa al jefe del Ejecutivo de "ser capaz de todo con tal de aguantar unos meses más en el Palacio de la Moncloa, aunque ello suponga romper la unidad de España, mermar el sistema democrático y quebrar la igualdad entre todos los ciudadanos". Sánchez "suple su falta de escaños con una cesión permanente al chantaje de los separatistas catalanes", añade.

Sobre la figura del mediador, Cs sostiene que es "la última de las humillaciones" de Sánchez a los españoles. "Considerar que el Gobierno de España tiene que servirse de una persona externa a las instituciones democráticas elegidas por todos los españoles para tratar cualquier cuestión con otra institución del Estado es precisamente lo que desean aquellos que pretenden deslegitimar la Constitución y las instituciones para romper España", advierte.

Según la formación naranja, los españoles "no creen ya el lenguaje conciliador" del Gobierno socialista con el independentismo y por eso rechazan sus intentos de "relativizar esta figura del mediador".