22 de enero de 2020
27 de febrero de 2018

Ciudadanos registra su ley para que el Tribunal de Cuentas fiscalice las cuentas de los grupos municipales

Recalca que el PP no consignó ninguno de sus grupos municipales o autonómicos y "escatimó" 25 millones al control del Tribunal de Cuentas

Ciudadanos registra su ley para que el Tribunal de Cuentas fiscalice las cuentas de los grupos municipales
CS

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos ha registrado este martes en el Congreso una proposición de ley para reformar la Ley de Financiación de partidos políticos y obligarles a someter al control del Tribunal de Cuentas no sólo su contabilidad consolidada a nivel nacional, autonómico o provincial, sino también la correspondiente a sus grupos parlamentarios en todas las instituciones en las que tengan representación.

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha sido el encargado de presentar esta iniciativa, cuya formación ya anunció la semana pasada tras la comparecencia de su gerente en la comisión que investiga en el Senado, a propuesta del PP, las cuentas de todos los partidos políticos.

Villegas ha recordado que desde 2016 los partidos deben informar al fiscalizador de sus cuentas no sólo a nivel estatal, sino también provincial y autonómico, pero que, en aras de incrementar la transparencia, su formación considera que se les debe obligar por ley a trasladar la información sobre todos sus grupos parlamentarios.

AHORA ES VOLUNTARIO

Ahora algunos ya informan de forma voluntaria de las cuentas de sus grupos municipales. Según ha reseñado, en el último informe del Tribunal de Cuentas sobre la contabilidad de los partidos, de 2015, recoge que Ciudadanos ha consignado las cuentas de 200 grupos locales, el PSOE de 90 pero el PP no lo ha hecho de ninguno.

En este contexto, el 'número dos' de Ciudadanos ha acusado al partido de Mariano Rajoy de haber "escatimado" unos 25 millones de euros al control del órgano que preside Ramón Álvarez de Miranda. Además, ha dicho no extrañarle que los 'populares' no hayan informado de esas cuentas a juzgar por los casos de corrupción que se están juzgando sobre sus presuntas 'cajas b' en distintas comunidades.

Villegas también ha recriminado al PP que utilice los informes del Tribunal de Cuentas de forma "torticera" y a la propia institución como "arma política" y se ha hecho de las informaciones periodísticas que apuntan que el fiscalizador ha apreciado "irregularidades mucho más graves" en las cuentas del PP que en las de su formación.

LOS MUNICIPIOS DE MENOS DE 20.000 HABITANTES, EXENTOS

En concreto, Ciudadanos plantea reformar el artículo 2 de la Ley de Financiación de Partidos dejando claro que, aunque los partidos informen de la contabilidad consolidada de sus grupos parlamentarios, éstos tendrán que seguir rindiendo cuentas a sus respectivas instituciones tal y como establezcan cada uno de su reglamentos. Sólo contemplan una salvedad y dejan exentos de esta obligación a los grupos municipales de las localidades de menos de 20.000 habitantes.

"No es razonable que las cuentas de los grupos parlamentarios y de las corporaciones locales de los partidos políticos queden al margen de la consolidación de las cuentas anuales de los partidos. Si todos son considerados recursos del partido, todos deberían reflejarse en la cuentas del partido", esgrime Ciudadanos en la exposición de motivos de su iniciativa.

TRASVASE DE LOS GRUPOS A LOS PARTIDOS

La semana pasada las dos consejeras del Tribunal de Cuentas que comparecieron ante la comisión de investigación del Senado admitieron la existencia de un vacío legal utilizado por Ciudadanos para financiarse con fondos de subvenciones transferidos desde sus grupos municipales y de los parlamentos autonómicos, una práctica habitual en los partidos desde años atrás.

En concreto, las consejeras María Dolores Genaro y María José de la Fuente recordaron que ya en 2001, cuando Cs ni siquiera existía, el Tribunal emitió una moción para recomendar la regulación del frecuente traspaso de dinero a los partidos para sufragar su actividad ordinaria desde los grupos institucionales.

Éste es uno de los principales argumentos que ha venido utilizando el PP para cargar contra Ciudadanos y cuestionar sus cuentas también por no aportar documentos acreditativos de las labores de asesoría al partido desde los grupos bajo el que justificaba el trasvase de fondos. Se trata de unas cantidades que en los ejercicios de 2014 y 2015 llegarían a los dos millones de euros y que la formación naranja podría haber empleado para sufragar gastos de campaña.