14 de noviembre de 2019
19 de febrero de 2014

Condenado a 11 años de cárcel una etarra por planear secuestrar al edil socialista Benjamin Atutxa

No le prohíbe acercarse a Atutxa porque este no se percató de las vigilancias ni la acción afectó a su vida diaria

Condenado a 11 años de cárcel una etarra por planear secuestrar al edil socialista Benjamin Atutxa
POOL

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional ha condenado a 11 años de cárcel a la etarra Olga Comes por formar parte del comando que planeó secuestrar y ejecutar al concejal del PSE en el municipio vizcaíno de Eibar Benjamín Atutxa, siguiendo órdenes de la cúpula etarra.

La Sección Primera de lo Penal ha considerado a Comes culpable de un delito de depósito de explosivos terrorista y otro de conspiración para la detención ilegal del concejal y le impone una pena de inhabilitación absoluta durante diez años. No considera procedente prohibirle acercarse a Atutxa porque éste no se percató de las vigilancias ni este hecho afectó a su vida diaria.

La sentencia, hecha pública este miércoles, considera probado que la acusada formó parte del comando 'Askatasuna Haizea' de ETA junto con Arkaitz Goikoetxea desde abril de 2007 hasta abril de 2008, cuando se trasladó a Francia y fue detenida tres meses después.

La cúpula terrorista les ordenó capturar a Atutxa cuando acudía al Instituto en el que daba clases y les proveyó de 18 ampollas tranquilizantes que escondieron en un zulo del monte de Pazuengos, en La Rioja. El comando desistió de su plan criminal al comprobar que el edil tenía escolta.

VE INVEROSÍMIL LA NUEVA VERSIÓN DE GOIKOETXEA

El tribunal ha tenido en cuenta la confesión que prestó el ex jefe del comando Vizcaya Arkaitz Goikoetxea cuando dijo al juez Baltasar Garzón que 'Txeroki' les había encargado "secuestrar y ejecutar" al político del PSE. Este etarra se desdijo a sí mismo en el juicio contra Comes al manifestar que ese intento de atentado "nunca existió" y se lo "inventó" al estar presionado por la Guardia Civil.

Sin embargo, los magistrados replican que esa confesión fue válida, recuerda que los malos tratos ya quedaron desechados en un juicio anterior.

Así, ve "inverosímil" la versión de Goikoetxea y Comes limitando la intervención de esta última al alquiler de pisos para el comando y negando que hubiera efectuado vigilancias ni informaciones sobre el concejal socialista.

"La existencia de tranquilizantes viene a avalar que proyectaban un secuestro, pues la explicación que ahora da --Goikoetxea-- pretendiendo que eran para usarlos en robos de vehículos si alguno de sus ocupantes tenía un ataque de ansiedad, no es verosímil", remarca la sentencia, con ponencia de la magistrada Manuela Fernández de Prado.

El Tribunal Supremo condenó a tres años a Goikoetxea por este intento de secuestro, que se sumaron a los 22 impuestos por la Audiencia Nacional por pertenencia a ETA, falsificación y tenencia de explosivos y armas.