22 de septiembre de 2019
24 de febrero de 2008

Condenado a 5 años de cárcel el empresario Enrique Tatay, ex presidente de Jóvenes Empresarios Valencianos, por estafa

VALENCIA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado al empresario Enrique Tatay, ex presidente de Jóvenes Empresarios Valencianos (JEV), a una pena de cinco años de prisión por estafar un total de 176.263,04 euros a seis empresas relacionadas con la distribución del hierro, a las que les compraba material simulando actuar en nombre de otra mercantil, según consta en una sentencia consultada por Europa Press.

Para tomar esta decisión, la sala considera que el empresario, actualmente en prisión por otra causa, aparentaba una situación personal y mercantil de la que carecía, ya que se presentaba ante los proveedores simulando actuar en nombre y representación de la mercantil Gestión Campo Olivar S.L. como intermediario.

Las entidades, tras pedir los correspondientes informes bancarios de la mercantil y ser éstos positivos, accedían a realizar las compras de hierro propuestas por Tatay. Es más, éste utilizó, para engañar a las empresas, un cuño con membrete de la empresa y pagó los cinco primeros giros cuando vencieron. En su actuación, el tribunal considera que el "engaño era suficiente" para la consecución de los fines, el ánimo de lucro.

Así, considera probado que el empresario se comprometía a pagarles la mercancía a través de un giro de un número de cuenta de una entidad bancaria que, en el momento de vencimiento, era imposible de efectuar porque no había dinero. Tras ello, las entidades afectadas se dirigieron al domicilio ofrecido en todo momento por Tatay como sede de Campo Olivar, oficina alquilada por los acusados, ajena totalmente a la empresa suplantada.

De este modo, el 22 de diciembre de 2005, Tatay acordó con una de las empresas presuntamente estafadas la compra de unas 50 toneladas de hierro por valor de 29.442,55 euros, y cuyo pago se pactó mediante un giro a una cuenta corriente que Campo Olivar tenía abierta en un banco, y de la que el acusado era conocedor por las estrechas relaciones que mantenía con los legales representantes de la mercantil. La partida comprada fue retirada por un camión contratado por Tatay y servido en una obra de El Puig.

El mismo procedimiento siguió el empresario con las otras cinco empresas estafadas. Así, el 10 de abril de 2006 compró otros 6.000 kilos de hierro a otra mercantil por el precio de 4.134,24 euros, cantidad retirada también por un camión contratado por Tatay.

Posteriormente, realizó operaciones similares con una entidad del polígono industrial Los Vientos, de Náquera (Valencia), entre los meses de diciembre de 2005 a julio de 2006, por un importe total de 94.730,96 euros; así como por las mismas fechas a otra empresa con domicilio en Zona de Servicios Muelle Poniente s/n, de Alicante, por 29.394,93 euros. Los acusados estafaron de este modo a otras dos empresas de Elche (Alicante), con un total de 9.322,04 euros y 9.238,32 euros respectivamente.

Por todo ello, la Audiencia condena al empresario a una pena de cinco años de cárcel por un delito continuado de estafa, a pagar una multa de 15 euros diarios durante nueve meses y a indemnizar a estas seis empresas con 176.263 euros. Por contra, absuelve al otro acusado, un trabajador que tenía a su servicio, al considerar que no queda probado que estuviera "al tanto" de toda la operación, ya que hacía trabajos auxiliares a cambio de una pequeña remuneración.