20 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Condenan a un cirujano por la muerte de una paciente durante la colocación de un marcapasos

El facultativo deberá cumplir la pena de dos años de cárcel y otros tres años de inhabilitación para ejercer la cirugía

SEVILLA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla ha condenado a dos años de prisión y a tres años de inhabilitación a un cirujano de 59 años, cuyas iniciales son D.A.G.L., por la muerte de una paciente durante la colocación de un marcapasos.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, considera probado que la víctima, G.C.R. de 67 años, estaba diagnosticada por los especialistas que la trataban de miocardiopatía, razón por la cual se le prescribió la colocación de un marcapasos, para cuya implantación acudió en enero de 2003 a la consulta del acusado.

El juez añade que la paciente acudió en diversas ocasiones a la consulta del procesado acompañada de familiares directos para preparar la intervención, que era "muy sencilla".

En el marco de las actuaciones previas a la intervención quirúrgica se efectuó la obligada analítica de sangre a la paciente el 29 de enero de 2003 que dio un resultado normal. Desde esa fecha hasta la operación la paciente hizo una vida normal "sin que se evidenciara malestar alguno ni se detectase ninguna anomalía en su estado en la última revisión que se le efectuó el 6 de febrero de 2003.

El día 14 de febrero de 2003 se inició la intervenciónquirúrgica en la Clínica Sagrado Corazón de la capital hispalense, donde se procedió a colocar los catéteres para la implantación de los electrodos en las cámaras cardíacas. En ese momento, el magistrado estima que el acusado "perforó y desgarró accidental e inadvertidamente" la vena mamaria interna izquierda, "iniciándose una hemorragia que no fue correctamente valorada por el cirujano".

Posteriormente, al encarar el imputado el seno coronario tuvo lugar una "brusca" bajada de la tensión arterial y de la presión venosa de G.C.R., si bien el procesado descartó daño físico. Como no cedían los síntomas tras media hora y ante la sospecha de hemorragia se solicitó un análisis de sangre, cuyos resultados evidenciaron que la paciente había perdido sangre.

ESTADO DE 'SHOCK'.

Tras varias horas de intervención la víctima fue trasladada la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sin que en ningún momento se localizara el origen o fuente de la hemorragia. El diagnóstico a su entrada en la UCI fue de 'shock' hemorrágico, palidez, baja temperatura y sudoración con signos de mala perfusión y extremidades frías con pulsos débiles.

En la UCI se la mantuvo con respiración mecánica aunque el 'shock' ya irreversible, produciéndose el fallecimiento a las 3.50 horas del día 15 de febrero de 2003 por parada cardiorrespiratoria que no respondió a las maniobras de resucitación efectuadas durante treinta y cinco minutos.

El juez considera a D.A.G.L. como autor responsable de un delito consumado de homicidio por imprudencia profesional por lo que lo ha condenado a dos años de cárcel y a la pena de tres años de inhabilitación especial para ejercer la cirugía.

Asimismo, el procesado deberá indemnizar al marido de la fallecida con la cantidad de 74.417 euros y a los dos hijos de dicha mujer con 9.095 euros.