29 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

Congreso PSPV.- Puig ofrece convergencia de esfuerzos con Romeu para ganar el Consell y pide a delegados que sean libres

Aboga por una "gran alianza" por el cambio en 2011 y dice que su primera preocupación si es secretario general "será la crisis"

VALENCIA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Morella (Castellón) y candidato a la Secretaría General del PSPV, Joaquim Puig, ofreció hoy una "convergencia de esfuerzos" con su 'socio', el director de la Fundación Jaime Vera, Francesc Romeu, para ganar la Generalitat valenciana y "acabar con el ciclo de la derecha en la Comunitat", por lo que pidió a los delegados que elijan "con libertad" al que será el próximo secretario general de la formación.

Puig realizó estas declaraciones durante su intervención como candidato a la Secretaría General del PSPV al comienzo de la segunda jornada del XI Congreso socialista, después de anunciar ayer que se presentaba a esta elección junto con Romeu. Su discurso, que fue interrumpido en varias ocasiones por aplausos, duró algo más de media hora e hizo hincapié en construir un partido "más democrático, más valencianista y más socialista", y en la "necesidad" de "no perder los orígenes" porque esto, a su juicio, conlleva "perder la identidad".

En este contexto, subrayó que se "sumaba" con Romeu "para ganar", porque su objetivo es "un punto y a parte" para que los militantes "tengan su papel y vocación de trabajo". Se unen porque, señaló, este partido "debe transvertirse", "y no refundarse cada cuatro años", y aludió al fundador de la organización, Pablo Iglesias, de quien dijo que era el "centro" y "la historia del socialismo", para destacar que "quien pierde los orígenes, pierde la identidad".

Resaltó que junto con Romeu, son "realmente" la fuerza del crecimiento y del progreso, y abogó por que "ahora, más que nunca, es tiempo de que avance la izquierda, de crecer". Así, apostó por construir "entre todos" una "gran alianza" por el cambio en 2011, con la posibilidad de asumir expresiones de la sociedad. "Codo con codo, junto con los sindicatos CCOO y UGT", puntualizó.

Si finalmente resulta elegido secretario general, para lo que pidió un voto "libre", aseguró que su primera preocupación será "la crisis", "apoyar a las familias con futuros inciertos para salir de la crisis". También se ocupará de crear un proyecto con ideas, un partido con una reivindicación de autoridad nacional y autonómica, valencianista y que ponga la comunicación como centro de la acción política y asuma "de una vez por todas" el feminismo.

Aseveró que con él, el partido "no irá hacia el centro, sino hacia la modernidad y el futuro", por lo que les propuso un liderazgo "capaz de recibir presiones y tomar decisiones con fundamento y sin hipotecas". A su juicio, el cambio "debe ser solvente, no una palabra vacía. Debe tener propuestas, respuestas para la sociedad valenciana".

"Ahora más que nunca -agregó-- tenemos que ser honrados y austeros para ganar en 2011", tener "claridad y estar más cerca de la sociedad con un partido más democrático y participativo". Apostó por un partido "más PSOE" y "más PSPV". Más PSOE, explicó, para participar en toma de decisiones de España, y más PSPV para ser un partido "federal". También consideró necesario trabajar para tener más presencia en ámbitos europeos y locales.

Para poder llevar a cabo todas estas propuestas, pidió elegir al nuevo secretario por "sufragio universal, entre todos", y subrayó que el partido necesita militantes "libres", y que en éste "no sobra nadie, sino que faltan más". Así, pronosticó que en 2010 la organización tendrá 50.000 socialistas para decir a la derecha que "pare ya" y que el PSPV es una fuerza "implacable".

El PP, aseveró, es el "adversario", porque ha situado a la Comunitat "en el momento de más grave dificultad", y frente al proyecto de los populares, abogó por que los estudiantes "no estudien en barracones, se acaben las listas de espera; se den opciones a los 'mileuristas', y conseguir que el alzheimer no sea una condena perpetua".

Puig se refirió también al acto de "delincuencia política" del PP en Dénia (Alicante), con un gobierno "ilegítimo". Frente a éste, propuso que se rompa la relación con un gobierno que no ha partido de la voluntad del pueblo. Junto a éste, calificó de "intolerable" lo ocurrido con el alcalde de Calpe, ya que ha sido "otro atentado contra la democracia".

Por otro lado, nombró la memoria histórica, de la que dijo que la derecha ha abierto un debate "irresponsable", porque "es nuestra memoria, la memoria de nuestra lucha". En este sentido, aseveró que nunca olvidarán a las personas que han conseguido avanzar en los derechos y en la dignidad del trabajo.

Con todo, y a modo de resumen, destacó que el PSPV saldrá de este congreso "con una alianza de naciones, una alianza entre hombres y mujeres, entre los jóvenes y mayores, sin excluidos. Con un proyecto de unidad y necesidad de concentración". En definitiva, con un "gran partido" que "entre todos podemos conseguir", dijo. Con éste, resumió, el cambio de la mayoría social "será imparable".