10 de abril de 2020
16 de junio de 2014

El Congreso recibe el cojín donde reposarán la corona y el cetro reales durante la proclamación de Felipe VI

El Congreso recibe el cojín donde reposarán la corona y el cetro reales durante la proclamación de Felipe VI
EUROPA PRESS

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Congreso ha recibido este lunes el cojín granate sobre el que reposarán la corona y el cetro reales durante el acto de proclamación de Felipe VI como nuevo Rey de España. Patrimonio Nacional ha enviado también las sillas y otros enseres que se colocarán en la tarima presidencial del Salón de Plenos para la ceremonia del próximo 19 de junio.

Algunos de estos objetos habían llegado al Palacio de la Carrera de San Jerónimo por la mañana, pero dado que aún no se había concluido la plataforma en la que se celebrará el acto central de proclamación del nuevo Rey y se había levantado mucho polvo, volvieron a llevárselos.

Por la tarde, sin embargo, los operarios han repetido la operación y el 'atrezzo' real ha viajado de nuevo al Congreso, que estos días se ha convertido en un continuo vaivén de operarios y personal de la casa que portan todo tipo de muebles para que el próximo día 19 todo esté a punto para recibir al futuro Jefe de Estado.

Las sillas, en concreto, ya se han subido a la plataforma que se ha reservado para la proclamación y presumiblemente para el nuevo monarca, su esposa Letizia y sus hijas. También compartirán tarima los presidentes y los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y las máximas autoridades del Poder Judicial.

El cojín sostendrá la corona y el centro reales que acompañarán a Felipe de Borbón y Grecia en su proclamación por ser los símbolos de la máxima representación de la Monarquía española. Pese a que ha llegado embalado al Palacio del Congreso, se trata de una pieza granate con bordados en oro que será uno de los focos de atención de ese día, puesto que las piezas reales que sobre él se colocarán suelen permanecer en la cámara acorazada del Palacio Real.

LAS JOYAS REALES

La corona y el cetro reales, que pertenecen a las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, proceden de los reinados de Carlos II y Carlos III. Desde el Reinado de Isabel II se han utilizado en las ceremonias de proclamación y jura de los Reyes de España como en las ceremonias fúnebres.

La corona real, que responde a un estilo puramente neoclásico, es de plata dorada y terciopelo y fue realizada por Fernando Velasco, un platero de los tiempos de Carlos III. Su marca personal aparece junto a las de los contrastes de Villa y Corte de Madrid, y a la marca cronológica de 1775.

Patrimonio indica que se desconoce el motivo de este encargo real, si bien sus proporciones demuestran que tuvo un carácter ceremonial y simbólico, reforzado en el cestillo por las armas de los reinos de Castilla, León, Granada, Parma, Tirol y las flores de lis de los Borbones.

El cetro, de autor anónimo, fue fabricado a mediados del siglo XVII. Es un bastón cilíndrico de 68 centímetros formado por tres cañones de plata dorada recubiertos con una filigrana y celdillas que aún conservan restos de esmalte azul, verde y turquesa.

Dotado de carácter simbólico, no aparece en ninguno de los retratos oficiales de los monarcas hasta el siglo XIX. La reina Isabel II lo sostiene en su mano, con valor de cetro, en varios retratos oficiales conservados en el Banco de España, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y en el Museo del Romanticismo de Madrid.