18 de noviembre de 2019
14 de marzo de 2008

Consejo- Gobierno aprueba el despliegue urgente sin el aval previo del Parlamento de cuatro aviones espía y 36 militares

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Ministros aprobó hoy el despliegue urgente en Afganistán sin la autorización previa del Parlamento, al amparo del artículo 17.3 de la Ley de Defensa Nacional, de cuatro Vehículos Aéreos No Tripulados Searcher MKIIJ con una dotación de 36 militares, para "reforzar" la seguridad de las tropas españolas destacadas en el país asiático.

El ministro de Defensa en funciones, José Antonio Alonso, ha recibido el apoyo de PP, PSOE, CiU y PNV para este nuevo despliegue en Afganistán sin la autorización previa de las Cortes Generales, acogiéndose al tercer apartado del artículo 17 de la Ley Orgánica de Defensa Nacional, que señala que, cuando se den "razones de máxima urgencia", se recabará dicho apoyo "lo antes posible". Se trata de la primera ocasión en que el actual Gobierno, ahora en funciones, aprueba enviar una nueva misión al exterior sin que antes lo apruebe el Parlamento.

El anuncio de que el despliegue de los UAV en Afganistán tendría lugar antes de primavera, sin concretar la fecha, fue realizado por el propio Ministerio de Defensa el 16 de enero de 2008, fecha en que informó por boca de sus portavoces de la puesta en marcha de la operación para su despliegue de los aparatos en el país asiático y aseguró que estarían operativos en los primeros días de esta estación. El pasado 19 de febrero, en el acto de presentación de los UAV y de los nuevos vehículos blindados, Alonso confirmó las previsiones sin dar una fecha concreta para el envío de material y aseguró que comparecería en las Cortes antes del despliegue.

El Gobierno español cumplirá de este modo el compromiso anunciado ante sus compañeros de la OTAN en la reunión informal de ministros celebrada en Sevilla en febrero de 2007. En aquella cita aliada, Alonso mantuvo la negativa de España a incrementar su contingente e informó a sus colegas de que reforzaría la seguridad de sus tropas con aviones espía y aumentaría su participación en la ISAF con el envío de dos equipos de instructores españoles para adiestrar sendas unidades del Ejército Nacional Afgano (ANA).

La entrega de los aparatos sin piloto estaba inicialmente prevista para septiembre del pasado año pero finalmente fueron recibidos por Defensa en enero de 2008 y durante estos meses el Ejército ha adaptado el sistema a sus requerimientos concretos y a sus sistemas de comunicaciones cifradas.

En la referencia del Consejo de Ministros, el Ejecutivo informó de la aprobación de un acuerdo por el que se establece el despliegue y participación, en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), de "expertos en el manejo de vehículos aéreos no tripulados (UAV) para reforzar la seguridad de las tropas españolas desplegadas en Afganistán".

"El Acuerdo dispone el despliegue urgente, al amparo del artículo 17.3 de la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, de 17 de noviembre de 2005, dentro de la misión ISAF-Afganistán, de los efectivos necesarios para operar una unidad de vehículos aéreos no tripulados. Estos nuevos medios aéreos serán operados por un total de 36 militares expertos en el manejo de los mismos, que han recibido la preparación adecuada para su empleo", señaló.

El Gobierno destacó que la misión ISAF está amparada por diversas Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en particular las 1386 y 1510, y ha sido autorizada "en sucesivas fases" por el Congreso de los Diputados. A su juicio, los cometidos de las tropas españolas "se encuadran en lo previsto por las Naciones Unidas en las Resoluciones citadas para el mantenimiento de la seguridad, para que las autoridades afganas y el personal de Naciones Unidas y otro personal civil internacional dedicado en particular a operaciones humanitarias y de reconstrucción, pueda actuar en un entorno seguro".

"LA MÁXIMA URGENCIA"

El Ejecutivo subrayó que está "comprometido en proporcionar los máximos niveles de seguridad posibles" para las tropas en el exterior y que, por ello, "el año pasado inició el proceso de adquisición de aviones de reconocimiento no tripulados". "La naturaleza de los UAV como importantes elementos de seguridad para nuestras tropas, justifica la máxima urgencia para su despliegue en zona cuanto antes", argumentó.

Este despliegue, el primero que realiza el Gobierno sin la autorización previa de las Cortes, eleva el número máximo de efectivos desplegados en la ISAF hasta los 778 militares, encuadrados en el máximo de 3.000 efectivos autorizados por el Acuerdo de Consejo de Ministros de 28 de diciembre de 2007. "Dadas las razones de máxima urgencia en el despliegue de los efectivos, el Gobierno someterá al Congreso de los Diputados el presente Acuerdo para su ratificación, de acuerdo al artículo 17.3 de la Ley Orgánica de Defensa Nacional", señaló, para explicar que el despliegue será autorizado por las Cortes 'a posteriori'.

Contratado en abril de 2007 por 14,3 millones de euros a una unión temporal de empresas (UTE) integrada por Indra, EADS y la compañía israelí 'IAI', el programa de UAV, bautizado como Plataforma Autónoma Sensorizada Inteligente (PASI), garantizará una mayor protección de la Base española de Herat y de los traslados vía terrestre de la Fuerza de Reacción Rápida española --la unidad más expuesta a los ataques insurgentes por tener como área de responsabilidad las cuatro provincias occidentales afganas--. Tras varios meses de retraso en la entrega de los aparatos --la fecha inicial era septiembre de 2007--, el Searcher permitirá operar en despegue y aterrizaje automático sus cuatro aeronaves, con capacidad para captar imágenes desde alturas superiores a los 5.000 metros y transmitirlas a su estación de control en tierra.

VIGILANCIA SIN SALIR DE LA BASE

En una país marcado por los ataques con minas y artefactos explosivos improvisados (IED) --dispositivos que el pasado año se cobraron la vida de diez militares españoles en el exterior--, el nuevo sistema de armas posibilitará que las tropas manejen desde su base logística dos aviones no tripulados simultáneamente, volando al menos uno de ellos en modo programado automático.

La unidad encargada de operar los aviones espía españoles, el primer UAV táctico que servirá en el Ejército de Tierra español, será el Mando de Artillería de Campaña (MACA), con sede en León. Con capacidad para volar a pleno rendimiento en cotas superiores a los 15.000 pies, unos 4.500 metros de altura, e incluso hasta más 20.000 pies, más de 6.000 metros, el Searcher MKIIJ adquirido por España está dotado del motor más silencioso de toda su gama, lo que reducirá el riesgo de detección y, por tanto, las posibilidades de derribo. Incorpora además una de las últimas versiones de la Cámara Optoelectrónica Multimisión (MOSP) de la División TAMAM de IAI, con varios millones de píxeles de resolución y sensor CCD e infrarrojos.

Este sistema de armas permite operar con plenas garantías dos UAV enlazados en modo relé y destacados a una distancia de unos 400 metros de su estación de control en tierra. La aeronave puede además incorporar depósitos de combustible adicionales, aumentando con ello sus doce horas de autonomía en vuelo. Una de las capacidades más importantes del Searcher MKII es su capacidad de aterrizaje y despegue automático, que permitirá que las tropas españolas los utilicen sin tener que abandonar la protección de su base ni el inicio ni al final de la misión de vigilancia. La aeronave permite además corregir las rutas de vuelo previamente programadas para poder visualizar con mayor detenimiento determinadas zonas sospechosas o aproximarse más a cualquier punto. El 'Searcher MKII' está dotado de un grabador digital en el UAV que se apoya y completa con los sistemas de grabación y transmisión de datos vía satélite desde la estación de control en tierra y la terminal de datos.