28 de marzo de 2020
9 de enero de 2008

Consternación en Sinlabajos (Ávila) por la muerte en un acto público de su alcalde, Gregorio García Antonio

ÁVILA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Silabajos (Ávila), Gregorio García Antonio, que falleció hoy a los 92 años durante el acto de colocación de la primera piedra de un centro de ancianos del municipio, será enterrado mañana a las 16.15 horas en su pueblo, del que ha sido alcalde desde 1979.

Antes del sepelio, a las 11.00 horas, su cuerpo será trasladado desde el tanatorio de Arévalo hasta el Ayuntamiento de Sinlabajos, donde quedará instalada la capilla ardiente.

Fue la "muerte más dulce" que le podía esperar, con "su sueño hecho realidad" y acompañado por su esposa, Inocencia, algunos de sus cinco hijos y sus trece nietos, como aseguraron los vecinos del municipio abulense.

Como explicaron algunos de sus familiares, llevaba días preparando "con mucho entusiasmo" el acto de colocación de la primera piedra del centro que llevará su nombre y que era "muy especial para él" porque, además, fue su petición al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Sólo un minuto después de coger la pala y echar tierra sobre la primera piedra de la residencia y antes de pronunciar su discurso, se desplomó a los pies de su esposa y la secretaria de Estado de Servicios Sociales, Amparo Valcarce. Los asistentes al acto pensaron en un primer momento que había tropezado, pero cayó al suelo al sufrir un desvanecimiento y, como explicó después la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Ávila, Mercedes Martín, que participó en la reanimación junto a la jefa del Departamento de Familia de la Junta de Castilla y León, María Ángeles Ortega, y Amparo Valcarce, "entró en parada cardiorrespiratoria".

Durante cerca de media hora intentaron reanimarle con masaje cardiaco y boca a boca hasta que llegaron una doctora y una enfermera del centro de salud de Arévalo y, posteriormente, una ambulancia del 112, pero poco pudieron hacer por el anciano alcalde.

"Hemos hecho todo lo que se puede hacer en estos casos sin medios, iniciar las maniobras de reanimación", manifestó Martín, quien aseguró que "al principio, en la primera fase, intentó responder a alguna presión cardiaca, pero ha estado inconsciente todo el tiempo y no ha llegado a recuperar el latido".

El pueblo entero se había volcado en el acto y también acompañó a García Antonio hasta que su cuerpo fue trasladado al tanatorio de Arévalo, en torno a las 14.15 horas.

"Es un día triste, pero para él seguro que ha sido una muerte dulce porque la residencia era el proyecto de su vida y es el legado que va a dejar a este pueblo, que le va a recordar por esa obra", manifestó Mercedes Martín, quien se refirió al regidor como "genio y figura para toda la vida".

"La emoción le ha costado morir con esa satisfacción de dejar a su pueblo ese gran futuro a nivel social y laboral, porque sin duda será una fuente de empleo para su Sinlabajos", declaró.

"VITALIDAD" Y "MENTE DESPEJADA"

En su opinión, García Antonio va a ser un "orgullo para todas las generaciones del PSOE en toda España y desde luego para Ávila", tanto por "su vitalidad", como su "mente despejada para mantenerse comprometido con sus ideas de toda la vida y comprometido con su pueblo".

Por su parte, el senador del PSOE José María Burgos aseguró que "es un ejemplo para todo el que se dedica a la política", tanto por "su forma de entender la vida como su forma de llevarla a cabo" porque "ha sabido llevar las ideas a los hechos".

"Goyo tenía 92 años y ha cumplido el sueño de su vida, que era trabajar por la gente mayor de su pueblo para que pudieran pasar los últimos días en una residencia", declaró Burgos.

García Antonio nació el 24 de diciembre de 1915 y era el quinto de ocho hermanos. Padre de cinco hijos, tres chicos y dos chicas, presumía de sus trece nietos y sus dos biznietos.

Además de la residencia de ancianos, que fue una petición que él mismo le hizo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su visita a La Moncloa en el mes de julio, su ilusión era participar en un mitin de la campaña electoral junto a Zapatero. Pensaba, además, como explicaron sus compañeros de partido, recorrer los pueblos de La Moraña haciendo campaña, dado que era el tercero en la lista del PSOE al Congreso.