26 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

El Consultiu avala la Vicepresidencia del Govern pero rechaza que pueda denominarse Vicepresidencia de la Generalitat

CiU reclama a Carod que pague de su bolsillo la rectificación del material donde se presenta como vicepresidente de la Generalitat

BARCELONA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Consell Consultiu de la Generalitat emitió un dictamen en el cual avala la condición estatuaria del cargo de vicepresidente del Govern de Josep Lluís Carod Rovira, aunque rechaza que pueda presentarse como vicepresidente de la Generalitat, porque su cargo tiene carácter "ejecutivo y gubernamental", pero "no representativo del conjunto de instituciones de la Generalitat".

En un comunicado, la Conselleria de Vicepresidencia celebró el dictamen del Consultiu porque "consagra de manera definitiva la condición plenamente estatutaria" de la figura del vicepresidente del Govern", que quedará regulada mediante la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Govern, actualmente en trámite parlamentario.

Pero esta valoración oficial emitida desde la Conselleria de Vicepresidencia no hace ninguna referencia al hecho de que el dictamen del Consultiu indica que en la futura Ley de Presidencia, el cargo debe reflejar "la vinculación al Govern, y no a la Generalitat", igual que "se debe hacer respecto al conseller primer".

Fuentes de Vicepresidencia consultadas por Europa Press aseguraron que, de hecho, "en ningún momento se pretendió que la Vicepresidencia lo fuera de la Generalitat", algo "lógico" ya que, como certifica el mismo dictamen del Consultiu, "esto es así, a diferencia del presidente, que lo es del Govern y de la Generalitat", institución que agrupa toda la estructura del autogobierno catalán, más allá del Govern.

Según el dictamen, la razón de ello "viene dada porque las atribuciones que pueden tener los miembros del Govern son de carácter gubernamental, pero no representativas del conjunto institucional de la Generalitat".

El diputado de CiU Francesc Homs ya mostró hoy su "satisfacción", en declaraciones a Europa Press, por el dictamen del Consultiu, pese a que los miembros de este órgano nombrados a propuesta de CiU emitieron un voto particular de rechazo del dictamen al considerar que debería ser más duro.

Esto, para Homs, no es una contradicción, sino que lo importante del dictamen --que "valida" la postura crítica de CiU con el cargo de vicepresidente--, es que Carod "no puede utilizar la denominación que utiliza" para su cargo. Es decir, que Carod es vicepresidente del Govern, no vicepresidente de la Generalitat.

Homs valoró como "positivo y satisfactorio" el dictamen del Consultiu "más allá" de que la misma resolución confirme que la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Govern se ajusta al Estatut. Criticó, esto sí, la "actitud de Carod, que hace ostentación de un cargo que no tiene ni puede tener".

Así, a opinión de CiU, Carod debería modificar sus tarjetas de visita, papel de carta y todo el material de su Conselleria en el que figure como vicepresidente de la Generalitat, algo con lo que discrepa Vicepresidencia.

"Pedimos formalmente que (Carod) deje de hacer el ridículo y que no tenga actitudes infantiles presentándose con un cargo que ni tiene ni puede tener", apostilló Homs, y reclamó que el vicepresidente se pague de su bolsillo el cambio de tarjetas y material donde se presenta como vicepresidente de la Generalitat y no del Govern.

HACER "VICTORIA DE UNA DERROTA"

Pero las fuentes de Vicepresidencia consultadas por Europa Press opinaron que CiU "quiere hacer de una derrota una victoria", cosa que se demuestra con el voto de rechazo de los miembros del Consultiu nombrados a propuesta de CiU. Una vez confirmado que la figura del vicepresidente es estatutaria, "sólo pueden acogerse" al hecho de que Carod no puede presentarse como vicepresidente de la Generalitat.

Además, las mismas fuentes añadieron que Carod "puede mantener" en sus tarjetas de presentación y papel de carta el cargo de vicepresidente de la Generalitat, al no tratarse de textos legales, que, en este caso sí, admitieron que deberá acreditarse como vicepresidente del Govern y no de la Generalitat.

Para Homs, que Carod se presente como vicepresidente de la Generalitat y no del Govern no es un matiz poco importante, sino que es "muy grave", ya que "si no se garantizan las formas, ¿como se puede confiar en que se garantice el contenido?".

Tras el "intento" que atribuyó a Carod para equiparar el cargo de vicepresidente con el de conseller primero, destacó que el dictamen del Consultiu certifica la "preeminencia" del conseller primer, cosa que, a su juicio, certifica que Carod fue "humillado" por el presidente de la Generalitat, José Montilla, al ser nombrado vicepresidente y no conseller primer --cargo inexistente en la actualidad.

Además, Homs afirmó que del dictamen del Consultiu también se debe extraer que se deberán revisar a la baja las funciones que el Proyecto de Ley de Presidencia y del Govern atribuye al vicepresidente.