1 de diciembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Crónica Cumbre.- Los países iberoamericanos abren la puerta a que las Cumbres se celebren cada dos años a partir de 2008

España propone que Cádiz albergue la cita de 2012 pero niega la posibilidad bianual pese al récord de ausencias de mandatarios en este año

MONTEVIDEO, 4 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

Los jefes de Estado y de Gobierno aprobarán mañana la denominada Declaración de Montevideo en la que se abre la posibilidad a que las Cumbres Iberoamericanas se celebren cada dos años en vez del carácter anual que ha regido desde la primera reunión en Guadalajara (México) en 1991.

El proyecto de conclusiones confirma que Chile organizará la próxima Cumbre en 2007 pero a continuación se establece que El Salvador presida la cita de 2008, se toma nota "con satisfacción" que Argentina sea la sede de la Cumbre Iberoamericana de 2010, habida cuenta de que en ese año se conmemoran los 200 años de la independencia del país sudamericano.

Además, se agradece el ofrecimiento de España de que la ciudad de Cádiz sea la sede en el año 2012 de la Cumbre Iberoamericana coincidiendo con la aprobación de la primera Constitución española en 1812. Esta progresión bianual a partir de 2008 obligó a la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, a pedir que "que no quepa la menor duda" de la "decisión y voluntad de todos los países" de que las Cumbres se celebren de manera anual, es decir, "siempre y todos los años".

En este sentido, subrayó que la celebración de estas citas año tras año es un rasgo "distintivo" que el Gobierno español quiere "mantener y defender" ahora y en el futuro. "El hecho de que se hayan dado esas fechas es porque ha habido países que se han ofrecido para esas fechas pero eso no significa que no se vaya a proponer para otras. La próxima Cumbre es en Chile en el año 2007 y no hay salto", precisó Jiménez.

En cualquier caso, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, admitió esta mañana por primera vez que es "posible" abordar una revisión del sistema de convocatoria de las Cumbres Iberoamericanas ante el récord de ausencias de mandatarios -ocho en total-- que ha habido en esta XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo (Uruguay).

"Se puede mejorar el sistema de Cumbres, pero miremos la sustancia mejor que la forma", indicó Iglesias en rueda de prensa tras la primera sesión de trabajo de la jornada en la que han estado ausentes ocho jefes de Estado y de Gobierno, que han sido sustituidos por sus respectivos vicepresidentes o ministros de Asuntos Exteriores.

El secretario general iberoamericano insistió en ver cada Cumbre "en su integralidad" y quiso subrayar tres aspectos positivos. En primer lugar, que el sistema actual es "muy importante" por la presencia de mandatarios, pero más por el hecho de que estén los Gobiernos en sí. Segundo, consideró que se aprueban "iniciativas muy importantes" en estas reuniones iberoamericanas y, en tercer lugar, estimó que ausencias "siembre habrá" por diversos motivos.

"No digamos que porque no acuden todos (los jefes de Estado y de Gobierno), la Cumbre no tiene ninguna significación", concluyó Iglesias. En el pasado, algunos mandatarios han pedido una modificación en el sistema anual de Cumbres para que las citas iberoamericanas se convoquen cada dos o tres años.

SALIDA DE KIRCHNER DE LA CUMBRE

Por otro lado, el presidente argentino, Néstor Kirchner, fue el primer mandatario en abandonar Montevideo poco después de su encuentro bilateral a las 13:00 horas (16:00 de la tarde en España) con el Rey de España, don Juan Carlos, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por lo que no ha llegado a estar 24 horas en la Cumbre Iberoamericana.

Kirchner llegó ayer por la tarde aeropuerto internacional de Carrasco, Uruguay, por lo que evitó de esta forma participar en el inicio de la XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo que desarrollaba en estos momentos en el Teatro Solís de la capital uruguaya.

Buenos Aires y Montevideo ya habían descartado un encuentro bilateral entre Kirchner y su homólogo uruguayo Tabaré Vázquez, para intentar rebajar la tensión en el conflicto de las 'papeleras' por la instalación de plantas de celulosa en el lado uruguayo de la desembocadura del río de la Plata.

A pocas horas del comienzo de la cita de Montevideo, vecinos de las ciudades argentinas de Gualeguaychú y Colón cortarán el tráfico en dos puentes internacionales que unen Argentina con Uruguay para protestar contra la instalación de plantas de celulosa en el país vecino. Las autoridades argentinas rechazaron los nuevos cortes con el argumento de que perjudica la estrategia del Gobierno de demandar a Uruguay ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, pero confirmaron no harán nada para impedir las protestas.

El nuevo corte se produce en el momento en que las relaciones entre Argentina y Uruguay suman un nuevo grado de tensión, después de la carta que el ministro argentino de Exteriores, Jorge Taiana, le enviara esta semana a su homólogo uruguayo, Reinaldo Gargano, en la que manifestaba que el país vecino violó nuevamente el tratado del Río Uruguay.

Ese tratado, firmado por los dos países en 1975, establece la administración conjunta del río. Argentina sostiene que Uruguay ha violado el acuerdo al autorizar la instalación de las plantas sobre el río Uruguay, concretamente en la ciudad de Fray Bentos.

La queja de Taiana sostiene que Uruguay autorizó a la planta de la empresa finlandesa Botnia a tomar el doble de agua del río de lo que estaba previsto inicialmente en el proyecto anunciado. "Está claro que un país puede hacer más para evitar los cortes de ruta. Es obvio", se quejó ayer Gargano cuando se le preguntó sobre el nuevo corte de ruta, que durará todo el fin de semana coincidiendo con el desarrollo de la Cumbre en Montevideo.