16 de junio de 2019
  • Sábado, 15 de Junio
  • 12 de junio de 2019

    Cuixart llama a la "movilización permanente" en su alegato final en el Tribunal Supremo

    No se arrepiente de haber convocado la protesta el 20-S y dice que su prioridad no es salir de prisión, pues es un "altavoz"

    Cuixart llama a la "movilización permanente" en su alegato final en el Tribunal Supremo
    SEÑAL DE TV DEL TRIBUNAL SUPREMO

    MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha afirmado este miércoles en el juicio por el 'procés' independentista en el Tribunal Supremo que no se arrepiente de haber convocado la concentración ante la Consejería de Economía del 20 de septiembre de 2017 y ha aprovechado su alegato final para llamar a los ciudadanos catalanes a una "movilización pacífica, permanente y democrática".

    "Desde la tercera fila del banco de los acusados escuché que hice llamamientos a la movilización permanente. Es verdad, sí lo hice y tengo la obligación moral del volverlo hacer desde aquí", ha dicho Cuixart en su uso de última palabra, que ha instado a los "catalanes y catalanas" a seguir manifestándose "sin ningún tipo de reparo" y con el objetivo de "mejorar" la sociedad.

    "Lo que hicimos el 20 de septiembre fue una protesta. No estábamos de acuerdo con una decisión", ha indicado sobre el acontecimiento principal por el que la Fiscalía solicita 17 años de prisión por un delito de rebelión. Asimismo, ha apuntado que el 1-O fue un acto "desobediencia civil en toda regla", que no puede tener "reproche penal", pues, según ha señalado, fue una "muestra de compromiso con la sociedad" en el que los ciudadanos "salieron a la calle con actitud pacífica y democrática", aún sabiendo "que se estaba pegando a la gente".

    Por todo ello, ha concluido que la vista oral que termina este miércoles, después de cuatro meses, tiene el objetivo de que "la gente deje de protestar". Cuixart ha asegurado que se trata de un "juicio político" y "a la democracia" porque se le ha acusado a él y a los otros 11 acusados por "ejercer derechos fundamentales" y por ello se ha calificado como un "preso político".

    "LO VOLVERÍA HACER"

    El líder de Òmnium Cultural, que ha agotado los 15 minutos que el tribunal le ha concedido para esta intervención, ha comenzado diciendo que "siempre" ha actuado "con coherencia y con compromiso social" y que por eso no se arrepiente por los hechos del 20-S. "Todo lo que hice lo volvería hacer porque estoy convencido de que lo tenía que hacer", ha subrayado.

    Asimismo, aunque considera que su entrada en prisión "no es legítima" y que sus abogados hayan pedido su puesta en libertad, ha reconocido que no es su "prioridad" salir de ella, ya que es "un altavoz que nos permite denunciar de una manera contundente la vulneración de derechos".

    De hecho, Cuixart ha querido explicar al tribunal que preside el magistrado Manuel Marchena que uno de los problemas de la sociedad es "permitir que demócratas estemos acusados por la extrema derecha", en alusión a Vox, que ejerce la acusación popular en este procedimiento y que pide las penas más severas para los acusados.

    "El problema que tenemos es la obediencia civil, que hacemos que los océanos sena mares de plástico, que inmigrantes se mueran en las costas", así como que "se voten a gobernantes" que permitan hacer "un rescate a la banca" al mismo tiempo que "desahucios" o "personas en exclusión social", ha dicho.

    EN "BUSCA DE ENEMIGOS"

    Asimismo, ha recalcado que en este juicio se han "buscado enemigos" y que por ello no se han dejado "expresar con normalidad" a los testigos que solicitó su defensa, ejercida por Marina Roig, "por miedo a escuchar, a empatizar uno con otros".

    Con todo ello, Cuixart ha finalizado su alegato advirtiendo de que del "resultado de este juicio" va a depender "la calidad del Estado español", que, en su opinión, tendrá consecuencia no solo en Barcelona, sino en todas las ciudades de España.

    Y ha asegurado que sea cual sea la resolución del Tribunal Supremo no va a hacer que el movimiento independentista "no va a caer en la frustración" y tampoco va a dejar de "luchar por el derecho a la autodeterminación": "Si la violencia policial no pudo con millones de personas, ¿alguien se cree que una sentencia va a hacer que se deje de luchar por el derecho de autodeterminación? Estoy convencido que no".

    Contador

    Lo más leído en España