7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 17 de junio de 2014

    Declara como imputado un coronel de la Guardia Civil por la explosión en la que murió un subteniente

    MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Un coronel jefe de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid) declarará hoy a las 10.00 horas en el Juzgado número 1 de esta localidad como imputado por una explosión que tuvo lugar en 2010 en un sótano del acuartelamiento y causó la muerte de un subteniente.

    Al Coronel Jefe de la Unidad se le imputa un presunto delito contra las normas de prevención de riesgos laborales, en concurso con un delito de homicidio imprudente.

    Los hechos se remontan a 2010 cuando se produjo la explosión mientras que se impartía un curso sobre desactivación de explosivos, al generarse un incendio en las dependencias donde guardaban material explosivo, y que motivó la muerte de este subteniente y otros 12 heridos. El agente del Instituto Armado falleció a causa de una fuerte deflagración.

    El caso fue inicialmente sobreseído pero, la Audiencia Provincial de Madrid, en un auto al que tuvo acceso Europa Press, decretó la reapertura del caso y estimó la petición de la representación legal de la familia del fallecido, el subteniente Francisco Morcillo Moya, para que se esclarezca si existían deficiencias de seguridad en los elementos de prevención de incendios.

    En consecuencia, revocó el auto de sobreseimiento del juzgado de instrucción y ordenó que se practicasen diligencias de investigación sobre los hechos, devolviendo la causa al juzgado de origen. Aparte, recalcó que debían citarse a testificar como imputados a una serie de personas, entre las que se encuentra el Coronel Jefe de la Unidad.

    Concretamente, el auto estima que deben investigarse las causas de posibles deficiencias de seguridad. Entre ellas se citan estudios de la acusación particular indicando que en las instalaciones no contaban con un sistema de extinción de incendios con rociadores de agua y sólo había un sistema de alerta sonoro.

    También aluden a las pesquisas que apuntaban a la falta de detección de gas (pues el sótano no tenía ventilación natural) y sobre si consta un Plan de Seguridad e Higiene, por parte del coronel de la unidad.

    Otro de los puntos que pide aclarar es si las boquillas de las mangueras no eran compatibles con la boca de incendios cuando varios miembros de la Guardia Civil, tras salir del sótano, trataron de actuar para tratar de apagar el fuego.