6 de julio de 2020
4 de junio de 2020

Delegación de Gobierno de Madrid no se opuso a una protesta fijada para el cuarto día de estado de alarma

Delegación de Gobierno de Madrid no se opuso a una protesta fijada para el cuarto día de estado de alarma
El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco - JOAQUIN CORCHERO - EUROPA PRESS

La Guardia Civil afirma que el 10 de febrero Sanidad ya sabía que se debía guardar una distancia de 2 metros

La Guardia Civil constata que no se avisó a las personas en contacto con infectados que no fueran a manifestaciones

La Guardia Civil alerta de que podría faltar documentación requerida a Sanidad lo que crea "incertidumbre"

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid señala en un segundo informe fechado el 1 de junio que ha remitido a la titular del Juzgado de Instrucción número 51, Carmen Rodríguez-Medel, que la Delegación de Gobierno "no se opuso" con fecha de 12 de marzo a la celebración de una manifestación convocada para el 19 de marzo, a pesar de que para entonces ya había conocimiento de los riesgos de la covid-19.

En el marco de la investigación sobre la supuesta prevaricación administrativa en la que habría incurrido el delegado del Gobierno de Madrid, José Manuel Franco, al autorizar manifestaciones como la del 8-M, la Policía Judicial pone el foco en las comparecencias de hasta cinco convocantes de manifestaciones y concentraciones que tuvieron lugar o estaban planificadas para los días previos y posteriores a la declaración del estado de alarma.

En el informe al que ha tenido acceso Europa Press se apunta que de lo declarado por cinco convocantes, el único extremo significativo es el del convocante de 'Anonymous for the Violenceless', Antonio García Edwards, quien puso en conocimiento de la Delegación de Gobierno una manifestación relacionada con la defensa de los derechos de los animales, a lo que no se opuso el departamento dirigido por Franco.

Los investigadores resaltan que es llamativo que no se opusiera dado que desde el 11 de marzo "se realizaron distintas llamadas telefónicas para sugerir a otros convocantes de otras manifestaciones la idoneidad de que se suspendieran".

Para la Unidad de Policía Judicial era ya "una fecha tardía en la que el conocimiento de los riesgos del covid-19 eran amplios y el número de contagios en el país había sufrido un incremento exponencial". "El conocimiento de la Delegación de Gobierno en relación con los riesgos del virus y de la celebración de concentraciones masivas de personas debía ser de sobra conocido", añaden.

Con todo, en este segundo informe se recoge que si bien la Delegación de Gobierno no se opuso a la celebración de esa concentración, ésta finalmente no se celebró porque no asistieron los convocantes a la misma.

AUTORIZACIONES SIN RECOMENDACIÓN POR COVID-19

Además de este hito, también se resumen en el informe las comparecencias de otros cuatro convocantes, en concreto las de la delegada del Sindicato Solidaridad Obrera Metro de Madrid, Amor Ortiz, el miembro del Sector Ferroviario del sindicato CGT Enrique Fernández López, el miembro de la Federación de Construcción y Servicio de CCOO Javier Gómez Ochoa y la responsable de CGT María del Mar Cubiles Ávila.

El informe resalta que en todos los casos, los convocates de esas manifestaciones o concentraciones (con convocatorias que iban del 4 de marzo al 19 de marzo) no recibieron por parte de la Delegación de Gobierno de Madrid "ninguna recomendación concreta en relación con el covid-19".

En el caso del Sindicato Solidaridad Obrera, la concentración estaba prevista para el 8 de marzo, igual que la marcha feminista, con el objetivo de protestar por la pasividad del Gobierno en políticas de igualdad. Tras ser autorizada por la Delegación de Gobierno el 28 de febrero, no recibieron ninguna llamada telefónica ni se les plantearon dudas sobre el virus "a pesar de que en dicha fecha tenía --la convocante-- noticias de la existencia del mismo por los medios de comunicación", dice el informe.

En el caso del Sector Ferroviario de CGT, que convocó dos concentraciones para el 12 y el 18 de marzo, finalmente celebró solo la primera "debido a la situación sanitaria existente en España y siendo el propio sindicato quien decidió desconvocar en un ejercicio de responsabilidad".

CCOO, que había convocado hasta cuatro manifestaciones (4, 9, 11 y 13 de marzo), celebró todas y cada una de ellas a pesar de que tuvieron dudas sobre la del 13 de marzo "a la vista de la situación". El informe sí destaca que otras concentraciones previstas para días posteriores sí fueron canceladas por motivos sanitarios.

En cuanto a la movilización convocada por CGT para el 10 de marzo, se celebró con normalidad "no habiendo referencia a ningún tipo de recomendación" por el coronavirus.

Para leer más