8 de marzo de 2021
9 de junio de 2014

Delegado del Gobierno en Euskadi dice que "por muchas manifestaciones que haya, no se cambiará la Constitución"

Urquijo destaca que quienes acudieron a la cadena por el derecho a decidir no son "ni el 10%" de los vascos

VITORIA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo (PP), ha afirmado que quienes este domingo apoyaron la cadena humana a favor del derecho a decidir no suponen "ni el diez por ciento" de la población de Euskadi, y ha advertido de que "por muchas manifestaciones que haya en la calle, no se va a modificar la Constitución".

Urquijo, en una rueda de prensa en Vitoria sobre el Aeropuerto de Foronda, ha criticado este lunes que la movilización celebrada en Euskadi y Navarra empleara el "eufemismo" del "derecho a decidir".

El delegado del Gobierno ha afirmado que, en realidad, la marcha era una reivindicación de la "autodeterminación" y de la "independencia". La movilización, tal y como ha asegurado, está "abocada al fracaso", puesto que "la Constitución española dice lo que dice en cuanto a la configuración del Estado; y en ningún artículo se refleja que exista el derecho a la secesión de una parte" de España.

Urquijo ha recordado que los impulsores de la iniciativa, la plataforma 'Gure Esku Dago', "habla de que salieron 150.000 personas a la calle". "La población del País Vasco es de 2,2 millones de personas, es decir que no salió ni el diez por ciento de esa población a la calle", ha manifestado.

NO "DETERMINANTE"

La cadena humana, según ha dicho, es una iniciativa "muy respetable", aunque no se trata de algo "determinante". Urquijo ha destacado que en Euskadi "ha habido otras manifestaciones con otros asuntos mucho más importantes".

En ese sentido, ha recordado que en julio de 1997 "salieron medio millón de personas a las calles de Bilbao para manifestarse en contra de ETA y a favor de la libertad de Miguel Ángel Blanco", el concejal del PP secuestrado por la banda y asesinado por ésta pocos días después de la marcha celebrada en la capital vizcaína.

Además, ha asegurado que el Gobierno central "además de estar centrado en la superación de la crisis, está obligado a cumplir y hacer cumplir la ley". "Es evidente que por muchas manifestaciones que haya en la calle, no se va a modificar la Constitución", ha advertido.

El representante del Ejecutivo central ha precisado que para modificar la Carta Magna "hay unos trámites que están previstos en la propia Constitución", por lo que "quien no esté de acuerdo con la configuración actual de España, tendrá que tener las mayorías suficientes, no en la calle sino en las urnas; y plantearlo en las Cortes Generales".