27 de enero de 2021
20 de diciembre de 2010

Una detenida guardaba fotos del presidente navarro

Los abogados trasladaban a la dirección de la banda las declaraciones realizadas por los detenidos

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una de las detenidas en la última operación dirigida por la Audiencia Nacional contra SEGI, Garazi Autor Pueyo, guardaba pegatinas de la organización juvenil en la que aparecían las fotografías de varios políticos de Navarra, entre ellos el presidente foral, Miguel Sanz; la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; el socialista Roberto Jiménez y la representante de Nafarroa Bai Uxue Barcos.

Así consta en un auto dictado por el juez Fernando Grande-Marlaska mediante el que acuerda el ingreso en prisión de los presuntos miembros de SEGI Saioa Zubiaur Urraza, Ainhoa Villaverde Barrutiabengoa, Garazi Autor Pueyo, Eneko Villegas Amezqueta, Izaskun Goñi Juárez y Oihana Lopez Cestao, a los que imputa un delito de integración en organización terrorista.

Marlaska sostiene que los seis detenidos, que han sido investigados a partir de las declaraciones realizadas por 13 presuntos miembros de la organización que fueron encarcelados en octubre pasado, han tomado el relevo de estos como "responsables locales" de la organización juvenil, a la que sigue considerando "en el momento actual" como "la única estructura que sintoniza plenamente con los planteamientos más radicales de ETA".

Entre las funciones que llevaban a cabo se encontraban la "dinamización" del "frente juvenil" del Movimiento Nacional de Liberación Vasco (MLNV) y de la violencia callejera, la celebración bajo siglas de "organizaciones pantalla" de asambleas y marchas independentistas y el desarrollo de "labores de captación, formación y concienciación, entrenamiento o recaudación de fondos".

LABOR DE LOS ABOGADOS

El juez, además, imputa un delito de colaboración con banda armada a los abogados Haritz Escudero Zuluaga y Haizea Ziluaga Larrategui, que han eludido la cárcel al depositar sendas fianzas de 18.000 euros, que hicieron efectivas en metálico unos minutos después de conocer la resolución judicial. Ambos realizarán comparecencias semanales, no podrán salir del territorio nacional y tendrán que comunicar cualquier cambio de domicilio.

En su auto, Grande-Marlaska señala que tanto Escudero como Ziluaga estaban integrados en la estructura 'H-Alboka', formada por los abogados al servicio de la banda, y utilizaban su condición de letrados para "recopilar los primeros datos de urgencia" en los que se recogen las declaraciones que los detenidos hacen a la policía tras su arresto, a fin de transmitirlos a "la dirección del entramado etarra".

"En estas anotaciones figuran, entre otros datos, las personas de las que han hablado en sus diversas declaraciones, personas con las que han coincidido en concentraciones juveniles, locales y todos los elementos de los que recuerdan haber hablado a la policía", detalla la resolución judicial.

Los dos abogados, que "conocen perfectamente el entramado terrorista SEGI", según el juez, se reunían con los miembros de esta organización, les impartían "directrices de actuación" y les asesoraban sobre "medidas de seguridad" y, en caso de ser detenidos, la información que debían trasladar para "evitar otras acciones judiciales". Para ello, Ziluaga contaba con un manual titulado 'Cómo hacer frente a la detención'.

MAZAS Y LISTAS NEGRAS

El auto también revela que Izaskun Goñi, que fue absuelta la semana pasada por la Audiencia Nacional por exhibir fotografías de presos en el bar 'Zurgai' de Pamplona, tenía un libro titulado 'La maza y la cantera' en el que se realiza "un adoctrinamiento en ideal abertzale a la juventud vasca" y se relata "la represión del estado y sus recetas represivas ante cualquier tipo de actividad expresiva de la juventud vasca abertzale".

Goñi también contaba con un documento titulado 'Lista Negra' en el que se resumían las detenciones llevadas a cabo entre noviembre de 2007 y octubre de 2010 contra miembros de SEGI. Estas listas, según el juez, son confeccionadas por "los jóvenes abertzales más radicales", recogen las "declaraciones de los detenidos" y se hacen públicas para "elemento justificativo de lucha" de la organización, "base y plataforma de lanzamiento para posteriores miembros de la banda

terrorista ETA".

Además de las fotografías de políticos, Garazi Autor, hija de la ex concejal de ANV en Pamplona Mariné Pueyo y responsable del 'eskualde' de SEGI en Navarra, escribió una carta en 2004 a su compañera de organización Amaia Elkano Garralda en la que expresaba su "orgullo" por la lucha que ésta "estaba llevando a cabo por el País Vasco" y le pedía "consejo de cómo llevar, ella misma, esa lucha contra España para llegar a ser como su madre".

A Ainhoa Villaverde, responsable de SEGI en Vitoria, se le incautó un documento titulado 'Revolución: un proceso para el cambio' en el que se describen las tres pautas que son necesarias para "afrontar una revolución" y plasmar un "movimiento de liberación": "1. Vigilancia. 2. Sencillez y 3. Violencia".