23 de agosto de 2019
23 de febrero de 2010

Los detenidos en Vizcaya están acusados de haber prestado una furgoneta que se usó para cometer el atentado de Calahorra

BILBAO, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los dos presuntos colaboradores de ETA detenidos en Vizcaya esta pasada madrugada están acusados de haber prestado una furgoneta que se usó para cometer el atentado de Calahorra, en La Rioja, aunque no se trata del vehículo que se utilizó como coche-bomba contra el cuartel de la Guardia Civil, según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

El operativo lo desarrollaron esta pasada madrugada efectivos del Cuerpo de Nacional de Policía en territorio vizcaíno, y en él detuvieron a dos personas, una en Bilbao y otra en el barrio getxotarra de Algorta.

La Policía atribuye a los arrestados colaboración con banda armada y se les relaciona con el atentado cometido contra el cuartel de la Guardia Civil de Calahorra el 21 de marzo de 2008. Los detenidos serían Urko Izagirre Iriarte y Enrique Noya Santos.

Los arrestados tendrían vinculación con Jon Rosales, arrestado el 17 de febrero en Girona en la operación de los Mossos d'Esquadra en la que también fue detenido Adur Aristegui, cuando intentaban pasar a territorio francés por un paso fronterizo cercano a Camprodon. Ambos aparecieron la semana pasada en unas fotografías de la red social Facebook en las que portaban la camiseta de la selección española de fútbol.

Durante el operativo desarrollado en Vizcaya esta madrugada se realizaron diferentes registros en un polígono industrial en el municipio vizcaíno de Abadiño, junto con dos domicilios ubicados en la Ribera De Elorrieta en Erandio y en Algorta (Getxo).