5 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

DIFAS.- Los Reyes presiden el domingo en Zaragoza el segundo mayor desfile del año, con 1.700 militares y 50 aeronaves

ZARAGOZA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía presidirán este domingo, en Zaragoza el Desfile con motivo del Día de las Fuerzas Armadas (DIFAS), la segunda mayor parada militar del año --la primera es la del Día de la Hispanidad--, que este año contará con 1.700 militares de los tres ejércitos y la Guardia Civil, 50 aeronaves y 90 vehículos.

La parada militar, marcada por una gran bandera nacional, de 24 metros cuadrados, contará con la participación de todas las grandes unidades de Tierra y Aire con sede en Zaragoza y Aragón, como la Academia General Militar, la Base Aérea de Zaragoza, la Brigada de Caballería Castillejos, la Agrupación de Apoyo Logístico y la Unidad Militar de Emergencias (la última en asentarse en la ciudad).

Acompañados por el ministro de Defensa, Alfredo Pérez Rubalcaba, y por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general de Ejército Félix Sanz, los monarcas llegarán a las 12.00 horas al Paseo de la Independencia junto con los Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia.

Tras los honores militares, los Reyes saludarán a la delegación de autoridades, encabezada por Rubalcaba, el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch. Toda la cúpula militar y ministerial asistirá a la parada, que cada año se celebra coincidiendo con la festividad de San Fernando y que cumple su vigésimo primera edición.

Tras el saludo protocolario, llegará el momento del izado de la bandera nacional, de 24 metros cuadrados de extensión, que será portada por tres soldados de los Ejércitos de Tierra y del Aire y de la Armada y por un agente de la Guardia Civil.

Posteriormente, se celebrará el tradicional acto de homenaje a los que dieron su vida por España, en el que el Rey don Juan Carlos, ataviado con el uniforme de capitán general de uno de los tres ejércitos, acompañará a los soldados para depositar ante la bandera nacional una corona de laureles mientras los guiones y banderines se inclinan ante la enseña.

El homenaje a los caídos concluirá con la primera 'pasada' de los siete reactores C101 Aviojet de la Patrulla Acrobática Águila, que dibujarán los colores de la bandera nacional en el cielo de Zaragoza. Tras ello, comenzará el desfile, narrado este año por primera vez por una relatora, una periodista de un medio de comunicación audiovisual nacional especializada en temas de defensa.

Los cazabombarderos F18 del Ala 15 de la Fuerza Aérea, con sede en la Base Aérea de Zaragoza, serán los encargados de abrir la exhibición aérea, que liderará el segundo jefe del Mando Aéreo de Combate, general de División Fernando Lens.

Este bloque contará con un total de 50 aeronaves, incluidos aviones de transporte Hércules C130 de la Base de Zaragoza, helicópteros de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), helicópteros navales Seahawk y cazas navales Harrier AV8+ de la Flotilla de Aeronaves la Armada.

El desfile terrestre comenzará una vez concluida la exhibición de aeronaves y estará al mando del jefe de la Fuerza de Protección de la Armada (JEPROAR), general de Brigada de Infantería de Marina Ramón López Nuche. Además de las unidades a caballo, motorizadas y mecanizadas, recorrerán el céntrico paseo zaragozano sendas compañías de la Legión, con su veloz cadencia de paso (160 pasos por minuto), y de los Tabores de Regulares de Ceuta y Melilla, con su lento caminar (90 pasos por minuto).

No faltarán en la parada militar los agentes de la Guardia Civil, los cadetes de los Ejércitos de Tierra y del Aire, los guardiamarinas de la Armada, los militares de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con su característico uniforme negro y boina mostaza, ni los esquiadores de la Brigada de Tropas de Montaña, una de las unidades más destacadas de Tierra con arraigo y tradición en Aragón.

Una vez terminada la parada militar, los Reyes don Juan Carlos y Doña Sofía ofrecerán a las autoridades asistentes una recepción en el Ayuntamiento de Zaragoza, durante la que el monarca realizará el tradicional brindis por España y dedicará unas palabras a los asistentes.