19 de noviembre de 2019
14 de marzo de 2008

Dignidad y Justicia pide "al menos" una "pequeña investigación" sobre los ayuntamientos que ponen calles a etarras

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La asociación Dignidad y Justicia pidió hoy a la Audiencia Nacional que "al menos" lleve a cabo "una pequeña investigación penal" sobre los Ayuntamientos del País Vasco que mantienen el nombres de miembros de la banda terrorista ETA para designar algunas de las calles y plazas de sus pueblos después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decidirá hoy no admitir a trámite una querella en este sentido presentada contra el municipio de Arrigorriaga, cuya plaza principal fue bautizada con el nombre del histórico etarra José Miguel Beñaran, alias 'Argala'.

La agrupación de víctimas ha presentado en las citadas dependencias judiciales otras querellas contra los primeros ediles de los Ayuntamientos de Hernani, Tolosa, Zizurquil (Guipúzcoa), Etxari-Aranatz (Navarra), Amorebieta, Durango y Etxebarri (Vizcaya) a los cometer un delito de enaltecimiento y justificación del terrorismo y humillación a las víctimas al mantener el nombre de etarras para designar algunas de las calles y plazas de sus pueblos.

El presidente de la asociación, Daniel Portero, indicó hoy en declaraciones a Europa Press que en el caso de Arrigorriaga esperaban al menos que su querella se admitiera a trámite. Este hecho hubiera permitido que el magistrado pidiera a las Fuerzas de Seguridad del Estado la comprobación in situ de que en los ayuntamientos demandados existen efectivamente calles con los nombres señalados y que estos pertenecen a miembros de ETA.

En opinión de Portero "la vía administrativa es independiente de la penal y no existe la necesidad de que una anule a la otra". A pesar de ello, señaló que su asociación "respeta las decisiones de la Justicia" a pesar de que en este caso "no las comparte".

Según explicaba Dignidad y Justicia en su querella, a la que ha tenido acceso Europa Press, las víctimas del terrorismo de ETA "además de asumir el asesinato de sus familiares y de asumir el desamparo al que la sociedad las sometió durante años, tienen que soportar el oprobio y la humillación de que numerosas calles, plazas y parques en el País Vasco y Navarra lleven el nombre de los verdugos etarras".

La demanda añadía que "además de tener que lamentar e intentar convivir con la pérdida de un familiar", tienen que soportar cómo "a sus verdugos se les premia con lugares, como calles, parques o plazas públicas, que homenajean sus actos delictivos como héroes".

En opinión de Dignidad y Justicia dar el nombre de un etarra a plazas y calles produce "una situación de humillación, menosprecio y falta de respeto a las víctimas que daña gravemente su sensibilidad además de provocar un daño moral y psicológico difícil de reparar".