20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 22 de octubre de 2019

    La dirección del Hospital Sant Pau no recibió a Sánchez y le condujeron, junto a Marlaska, a una sala minúscula

    La hostilidad quedó patente en los comentarios que realizaban los sanitarios por los pasillos: "ojalá se queden atrapados en el ascensor"

    La dirección del Hospital Sant Pau no recibió a Sánchez y le condujeron, junto a Marlaska, a una sala minúscula
    Personal del Hospital de Sant Pau se concentran a las puertas del edificio, durante la vista del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a uno de los policías heridos durante los disturbios en la capital catalana, en Barcelona (España) a 21 dDAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

    MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La hostilidad que se vio ayer contra el presidente del Gobierno en funciones en la puerta del Hospital Sant Pau, donde está ingresado el policía herido más grave, se produjo también dentro del propio centro hospitalario, donde no fue recibido por la dirección o la gerencia del centro y sí perseguido por los pasillos por personal sanitario con pancartas.

    El jefe del Ejecutivo en funciones fue atendido solo por un médico que explicó la situación del paciente a Pedro Sánchez, al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, a la Delegada del Gobierno, Teresa Cunillera y a la mujer del agente herido.

    Según testigos presenciales, el presidente del Gobierno y las personas que le acompañaban llegaron al centro hospitalario por la entrada de Urgencias y fueron conducidos a una sala minúscula de la planta baja en la que apenas cabían y no había sillas para todos.

    Les recibió un facultativo para exponerles la situación del herido y después, otra persona les acompañó a la planta donde se encuentra el policía para que pudieran visitarle.

    PERSEGUIDOS POR LOS PASILLOS

    Durante la estancia del presidente y el ministro del Interior en el hospital, les persiguieron por los pasillos varios sanitarios con una pancarta, quejándose de los años de prisión que la sentencia del Tribunal Supremo ha impuesto a los líderes independentistas catalanes. "Prisión por no haber hecho nada", exclamaban algunos.

    La hostilidad con que fue recibido Pedro Sánchez quedó patente en el comentario de uno de los transeúntes de esos pasillos, quien exclamó "ojalá se queden atrapados en el ascensor", según testigos presenciales.

    Después de la visita y una vez que la comitiva de vehículos se disponía a abandonar el hospital, fueron abucheados por unas 200 personas, entre ellas personal sanitario vestido con batas. Le habían esperado inicialmente en la puerta principal de entrada, pero al ver que había accedido al recinto por donde entran las ambulancias, los manifestantes se desplazaron hasta allí para protestar con pancartas pidiendo la libertad de los "presos políticos".

    Tras la entrada de Sánchez, llegaron al centro hospitalarios cuatro furgonetas de antidisturbios. A la salida se vivieron momentos de tensión entre manifestantes y Mossos d'Esquadra.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en España