30 de marzo de 2020
23 de enero de 2008

Encarcelado un hombre por el robo y violación a un sargento de la Guardia Urbana de Barcelona en 2005

El agente denunció que le retuvieron, le golpearon, amenazaron y extorsionaron, hechos por los que también fue detenido su novio

BARCELONA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un juez de Barcelona mantiene en prisión provisional a un joven rumano que fue detenido en octubre por presuntamente retener durante 15 horas, golpear, amenazar y extorsionar a un sargento de la Guardia Urbana en su propio domicilio en 2005. El novio del agente, también rumano, fue arrestado el mismo día de los hechos, aunque permanece en libertad provisional.

Los hechos se remontan a las 15 horas del 14 de marzo de 2005, cuando el sargento Juan Miguel M.S. --que tiene 45 años y actualmente trabaja como policía municipal en Madrid-- se hallaba en su domicilio, en el distrito barcelonés de Horta-Guinardó, junto a su novio, Florin M., y al ahora imputado, Gheorghe M.B., con quien al parecer mantenía una relación de amistad desde que el agente le ofreció trabajar en un gimnasio.

Según la denuncia de Juan Miguel M.S., a la que ha tenido acceso Europa Press, tras una conversación "normal", los dos detenidos le golpearon, le ataron de pies y manos y le taparon la boca con cinta aislante. Acto seguido, presuntamente le desnudaron y le obligaron a practicarles sendas felaciones, además de penetrarle analmente con una cánula de plástico para envasar puros.

El agente --que entonces trabajaba en la comisaría de Sants-Montjuïc-- aseguró que Florin M., de 21 años, y Gheorghe M.B., de 27, le obligaron a ponerse la camisa y la gorra del uniforme y fotografiaron la secuencia de abusos y vejaciones a los que presuntamente fue sometido, obligándole a sonreír y utilizando como fondo las fotos del agente vestido de uniforme y su diploma de licenciado en Derecho.

Los supuestos agresores permanecieron en la vivienda 15 horas, durante las cuales presuntamente se hicieron con algunas joyas, un teléfono móvil y una chaqueta, que fueron halladas en poder de Florin M. y que el agente ya ha recuperado. Según la denuncia, además, Gheorghe M.B. salió varias veces del domicilio con las tarjetas de crédito del urbano y consiguió extraer unos 400 euros.

El agente mantuvo que los dos agresores le anotaron en un papel sus respectivos números de cuenta --Gheorghe M.B. supuestamente le dio también su número de teléfono-- y le exigieron que les ingresara 20.000 euros a cada uno, amenazándole con matarle y con publicar las fotografías realizadas en Internet, en televisión y en prensa si no lo hacía.

Los dos jóvenes abandonaron después la vivienda, momento en que el agente denunció lo ocurrido a la Policía Nacional. Florin M. fue detenido el mismo día de los hechos, cuando se disponía a volver al domicilio del agente --con quien convivía--, mientras que Gheorghe M.B. fue puesto en búsqueda y captura y no fue arrestado hasta octubre, pese a que el urbano proporcionó a la Policía su número de cuenta y de teléfono.

Se da la circunstancia de que en 2004, ocho meses antes de los hechos, Juan Miguel M.S. denunció haber sido apuñalado 19 veces --de forma superficial-- en su domicilio por un joven lituano, quien, a su vez, acusó al urbano de haber intentado violarle. Este caso, según fuentes judiciales, ya ha sido archivado.

Durante su declaración ante el juez, a la que ha tenido acceso Europa Press, Florin M. inculpó a Gheorghe M.B. de los hechos de 2005 y aseguró que colaboró con él porque le amenazó con hacer daño a su familia en Rumanía. Según dijo, no aprovechó las ocasiones en que el presunto agresor salió del domicilio para extraer dinero con las tarjetas de crédito para ayudar al agente porque éste sólo estaba preocupado por las fotos y no pidió auxilio.

LA DEFENSA DE GHEORGHE M.B. RECLAMA SU LIBERTAD.

Tras escuchar la versión de Florin M., el juez instructor del caso decidió dejar sin efecto su detención, y a día de hoy permanece en libertad provisional y sigue imputado por la agresión al urbano. El magistrado llegó incluso a archivar el caso al entender que no existían "motivos lógicos suficientes" para atribuir los hechos investigados a una persona determinada, hasta que se produjo la detención de Gheorghe M.B., quien reconoce que estuvo en el domicilio del agente pero niega haberle agredido.

El joven fue arrestado el 30 de octubre en el aeropuerto de Barajas, cuando regresaba de un viaje a Rumanía, aunque había estado viviendo en Elche (Alicante) junto a su novia --con la que espera un hijo-- y su cuñado, que estaban debidamente empadronados en la localidad. Gheorghe M.B. pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid, que decretó su ingreso en prisión provisional alegando riesgo de fuga por falta de arraigo y teniendo en cuenta las elevadas penas a las que puede enfrentarse.

Un mes y medio después, en diciembre, el juez de Barcelona ratificó la decisión del juzgado de Madrid y citó al agente para practicar una rueda de reconocimiento respecto a Gheorghe M.B. Pese a que Juan Miguel M.S. identificó a los dos detenidos mediante fotografías en el momento de los hechos, en esta ocasión no señaló a Gheorghe M.B., que permanece recluido en la cárcel Modelo de Barcelona.

El instructor, por otra parte, denegó las pruebas solicitadas por la defensa del imputado, entre ellas, la declaración como testigos de la novia y el cuñado de Gheorghe M.B., que podrían corroborar su arraigo en España. Tampoco aceptó tomar declaración de nuevo al agente --pese a que la defensa del joven no pudo estar en su primera comparecencia porque todavía no había sido detenido-- ni a Gheorghe M.B. --que sólo ha declarado en el juzgado de Madrid--.

El abogado de Gheorghe M.B., Álex Zaragüeta, pidió en enero la puesta en libertad del joven al entender que "no hay ningún título legal" para mantenerle en prisión, ya que no se ha practicado ninguna de las diligencias solicitadas por la defensa. En declaraciones a Europa Press, el letrado recordó también que el otro imputado está en libertad, pese a que fue sorprendido con los objetos supuestamente robados en el domicilio del agente.

El juez, sin embargo, ha rechazado la petición de la defensa, al entender que sigue vigente el riesgo de fuga. Zaragüeta recurrirá ahora el auto de prisión ante la Audiencia de Barcelona y ha vuelto a solicitar al juzgado que practique las diligencias que él ha propuesto, entre ellas, la declaración de Gheorghe M.B.