18 de octubre de 2019
2 de febrero de 2009

EpC.- Partido Socialista de Madrid cree que la decisión del Supremo es un "varapalo judicial" al Gobierno madrileño

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, calificó hoy de "varapalo judicial" al Gobierno regional la decisión del Tribunal Supremo (TS) de no aceptar la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), alternativa que la Comunidad de Madrid aceptó hasta que este Tribunal se pronunciase al respecto.

"Es un nuevo varapalo judicial que se ha llevado Esperanza Aguirre", subrayó en rueda de prensa posterior a la reunión de la Ejecutiva del partido, al tiempo que resaltó la "actitud de confrontación" que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha tenido en esta cuestión con el Gobierno de España.

A su juicio, la responsable del Ejecutivo madrileño "está teniendo un varapalo después de otro" señalando que desde la Comunidad de Madrid no sólo "son incapaces de gobernar porque su Gobierno está roto y enfermo", sino que, además, "no levanta cabeza en los últimos días".

En este sentido, recordó que el primer "varapalo" a Aguirre tuvo lugar cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anuló hace dos semanas el Decreto del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid que reguló una serie de medidas sanitarias frente al tabaquismo, así como la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco en la región.

"Después vino la de Educación para la Ciudadanía, donde Aguirre se convirtió en el ariete del PP en la oposición al Gobierno de España, lideraba esa rebelión contra la Ley, y los tribunales le han puesto en su sitio", arguyó Gómez, quien exigió que "cuanto antes repare el daño hecho a las familias".

Así, aseguró que quieren conocer con qué mecanismos los alumnos que no han cursado la asignatura, "alentados por Aguirre", van a recuperar el tiempo perdido y "no va a afectar de forma negativa a su formación", añadió.

Por otro lado, señaló la necesidad de abordar el conflicto con los profesional de Educación Infantil, partiendo del Decreto aprobado por el Gobierno al respecto, y que, en su opinión, "perjudica a las familias madrileñas, y hace que la Educación Infantil pierda calidad".

"En definitiva, no favorece la mejora de las condiciones en que se desarrollan los servicios de Educación Infantil", resumió el socialista madrileño, al tiempo que apuntó que se mantienen firme con su compromiso sobre la universalización y gratuidad de este ciclo "con parámetros de calidad, que desde luego, no lo son los ratios establecidos, los tipos de infraestructuras e instalaciones, ni la cualifiación de los profesionales que atienden a los más pequeños".