21 de noviembre de 2019
14 de julio de 2010

Estatut.- Peces-Barba cree que la manifestación "no representa la posición mayoritaria del pueblo catalán"

Dice que el texto se aprobó con excesos por los "pirómanos" que dieron pasos que rompían límites constitucionales

SANTANDER, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ex-presidente del Congreso y ponente de la Constitución Gregorio Peces-Barba piensa que la manifestación del pasado sábado en Barcelona en defensa del Estatut "no representa la posición mayoritaria del pueblo catalán".

"Esas manifestaciones, por muy multitudinarias que sean --que luego cuando se echan cálculos no son tantos, aunque había muchísima gente--, yo creo que no representan la posición mayoritaria del pueblo catalán, que en su momento se expresó muy firmemente en el referéndum del Estatuto", ha afirmado este miércoles en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El jurista, que dirige esta semana un curso sobre los problemas actuales de los derechos humanos, ha reiterado que la sentencia del Tribunal Constitucional es "muy sensata y muy autocontrolada" y ha considerado "excesivo" el rechazo al fallo.

CRITICA AL PSC

En su opinión, "toda la línea de oposición" a la sentencia es "un error" y ha lamentado que en ese "rechazo" no estén sólo los nacionalistas catalanes, sino también el PSC y el presidente catalán, José Montilla.

Además, ha señalado que se han "cambiado los papeles" y ha rechazado que los "pirómanos" que promovieron un Estatut "con excesos", "quieran llamar ahora pirómanos a los que han sido los sólo bomberos", es decir, al Tribunal Constitucional, que "ha cumplido con su obligación".

"Es muy injusto y un trastocamiento de las máscaras y los papeles", ha recalcado Peces-Barba, quien asegura que el Estatut se aprobó "con excesos", "a pesar de los esfuerzos de personas beneméritas en la Comisión Constitucional, como Alfonso Guerra y Jesús Quijano".

Según dice, los "pirómanos" fueron quienes "dieron pasos que rompían los límites constitucionales". Y en ese grupo incluye, "no solamente a los políticos catalanes", sino también al actual presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, por decir en su día que lo que se aprobara en Cataluña se aprobaría en Madrid.