24 de noviembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Estatuto andaluz.- Rubalcaba cree que el apoyo del PP al texto "desbarata" su "falacia catalanofóbica"

Afirma que le "preocupa mucho lo que le queda" a Rajoy ahora que España "ya no se rompe"

PONTEJOS (CANTABRIA), 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó hoy que la aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía, a la que el PP se sumó --"no sin tensiones internas"--dijo, permite "desbaratar la locura" esgrimida por el PP de que transferir competencias a las comunidades autónomas "rompe España", así como "acabar con la falacia catalanofóbica" emprendida por este partido porque tiene un "sentido estrictamente táctico y no lleva a ningún sitio".

No obstante, subrayó que ahora que "España ya no se rompe" y el líder del PP, Mariano Rajoy, "no puede atacar" al Gobierno "ni en economía, ni en empleo ni en política social", le "preocupa mucho lo que le queda, y ojalá no vaya por ahí" en su papel de oposición, señaló en clara referencia --aunque sin citarlo-- a la tregua de ETA y el proceso de paz en el País Vasco. "Ojalá encuentren otras cosas", deseó el ministro.

Pérez Rubalcaba señaló que después de meses y meses advirtiendo de la supuesta ruptura de España, Rajoy tuvo que hacer en el Congreso esta semana un discurso "ciertamente complicado" con motivo de la aprobación de la reforma del Estatuto andaluz, un "buen" estatuto que tiene "muchos elementos andalucistas" pero también "muchos de otros estatutos, entre ellos el catalán", subrayó.

Añadió que el PP "no sólo ha abrazado las reformas estatutarias", sino que las comunidades autónomas gobernadas por este partido "las van a hacer más deprisa que las nuestras" (las del PSOE), y puso como ejemplo Castilla y León, donde van "a toda velocidad", además de la Comunidad Valenciana y Baleares.

ECONOMÍA Y EMPLEO

Por otro lado, señaló que Rajoy "ya no puede atacar ni en economía ni en empleo", pese a que al principio de la legislatura vaticinó que Rodríguez Zapatero "llevaría al país a la ruina" y también habló de "despilfarro y desempleo".

"La economía no es el fuerte de Rajoy, por ahí no pueden entrar", señaló tras destacar que la economía española está creciendo a un ritmo del cuatro por ciento, se están creando "millones de puestos de trabajo" y se está "convirtiendo el empleo precario en trabajo estable".

El ministro de Interior realizó estas afirmaciones en un acto del PSOE en la localidad cántabra de Pontejos (Marina de Cudeyo), donde inauguró la nueva sede de la Agrupación Municipal Socialista.