24 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

Estevill y un secuestrador de la farmacéutica de Olot, testigos en la boda de un guardia civil preso por narcotráfico

El sargento se casa en segundas nupcias con otra agente del Instituto Armado en la cárcel barcelonesa de Quatre Camins

BARCELONA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex juez Luis Pascual Estevill y Antoni Guirado, uno de los 'cabecillas' del secuestro de la farmacéutica de Olot (Girona) Maria Àngels Feliu, fueron hoy los testigos de la boda de un sargento de la Guardia Civil que, como ellos, permanece recluido en la cárcel de Quatre Camins de La Roca del Vallès (Barcelona). El agente, que era jefe de la sección de seguridad del aeropuerto de El Prat, fue condenado en 2004 a diez años de cárcel por traficar con cocaína y se ha casado en segundas nupcias con otra guardia civil.

Según explicaron a Europa Press fuentes cercanas al entorno de la pareja, el sargento Luis P. y su ya esposa, una agente destinada en Algeciras (Cádiz), se casaron esta mañana en una ceremonia religiosa celebrada en Quatre Camins. Tras la boda, el centro penitenciario "obsequió" a los contrayentes con un 'vis a vis' de cinco horas y dos botellas de cava.

La ceremonia no habría tenido nada de especial si no fuera porque la pareja escogió como testigos al ex juez y ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Luis Pascual Estevill y a Antoni Guirado, ex policía local y uno de los secuestradores de la farmacéutica de Olot Maria Àngels Feliu, a los que el sargento conoció en prisión, ya que conviven en el módulo reservado a ex miembros de la judicatura y los cuerpos de seguridad.

Luis Pascual Estevill ingresó en prisión en octubre de 2006 para cumplir los nueve años y cuatro meses de cárcel a los que fue condenado por extorsionar a empresarios, pena que fue confirmada por el Tribunal Supremo. El denominado 'caso Estevill' fue el caso de corrupción judicial más grave detectado en España y ocurrió en la primera mitad de los años 90, cuando el ex juez ejercía en Terrassa (Barcelona) y en Barcelona.

Guirado, por su parte, fue condenado en 2003 por la Audiencia de Girona a 22 años de prisión por el secuestro de Feliu, el más largo cometido en España por delincuentes comunes, ya que la farmacéutica permaneció 492 días recluida en un zulo. Las mismas fuentes destacaron lo insólito de que un ex representante del poder judicial haya colaborado con un secuestrador para que la boda pudiese celebrarse.

LA HISTORIA DEL SARGENTO.

La condena de Luis P. se produjo en 2004, cuando la Audiencia de Barcelona le impuso a él y a su ex mujer diez años de cárcel y el pago de una multa de un millón de euros por intentar introducir en España seis kilogramos de cocaína de un 60% de pureza. La droga procedía de Caracas (Venezuela), adonde habían viajado la ex esposa del sargento, Cristina H.F., y dos amigas, que también fueron condenadas.

Los hechos ocurrieron el 26 de febrero de 2000, cuando el agente esperaba a Cristina H.F. --entonces separada de hecho del sargento-- y a dos amigas en la sala de recogida de equipajes para garantizar, según la sentencia, "que las procesadas y el equipaje eludieran cualquier control que pudiera derivar en el descubrimiento de la droga", repartida en varios botes de champú y valorada en unos 350.000 euros.

Se da la circunstancia de que apenas media hora antes de que llegara el referido vuelo, la Aduana de Viajeros del aeropuerto recibió una llamada de la Aduana de Hamburgo que informó que dos maletas pertenecientes a Cristina H. y a otra de las mujeres, con la ciudad de Barcelona como destino, estaban en el aeropuerto alemán por extravío y llevaban droga.

Cuando recuperó los equipajes y ya se disponía a atravesar el control de aduanas, Luis P. y sus acompañantes fueron requeridos para mostrar sus maletas. El sargento mantuvo durante el juicio que no sabía nada de la droga, aunque, según la sentencia, intentó en vano impedir el control "invocando su graduación y pertenencia al cuerpo de la Guardia Civil".