15 de noviembre de 2019
11 de abril de 2019

Estrasburgo concluye que Francia no violó los derechos de una etarra al no permitirle asistir al funeral de su padre

Estrasburgo concluye que Francia no violó los derechos de una etarra al no permitirle asistir al funeral de su padre
REUTERS

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo ha concluido que el Estado francés no violó los derechos de la presa de ETA Laurence Guimon al no concederle en el año 2014 un permiso penitenciario para asistir al funeral de su padre.

La sentencia del TEDH, adoptada por unanimidad de los siete magistrados y hecha pública este jueves, considera que la decisión de los tribunales franceses no vulneró el artículo 8 del Convenio Europeo de los Derechos Humanos, que regula el derecho a la vida privada y familiar, al contrario de lo que había alegado la defensa de la etarra.

Guimon, vinculada con el 'aparato logístico' de ETA, fue detenida en enero de 2003 en Francia en un momento en el que las fuerzas de seguridad galas y españolas cercaban a la banda terrorista, que había desplazado progresivamente su infraestructura hacia la frontera belga debido a la presión policial a la que estaba sometida en el sur.

Cumple tres condenas por asociación de malhechores con fines terroristas, al considerarla una pieza clave del 'aparato logístico' en Francia, ocultación de bienes obtenidos por extorsión en banda organizada y tenencia y transporte de armas y material explosivo para cometer actos terroristas. Hasta su arresto se le vinculó con el robo de vehículos, el suministro de armas y la elaboración y distribución de documentos falsos para diferentes miembros de la banda terrorista.

RIESGO DE FUGA

El 21 de enero de 2014, el abogado de la etarra solicitó un permiso para asistir con escolta a las exequias de su padre, que había fallecido ese mismo día en un Hospital de Bayona. El día 22, la petición fue rechazada por Tribunal de Gran Instancia de París al apreciar riesgo de fuga.

Las sucesivas apelaciones presentadas por Guimon fueron también rechazadas alegando que, aunque veían que la solicitud estaba "perfectamente justificada desde el punto de vista humano", el riesgo de que se produjeran "problemas de orden público implicaba que se dispusiese una vigilancia particular".

Además, los tribunales de apelación argumentaron la larga distancia a recorrer, de más de 600 kilómetros entre el centro penitenciario en que se encontraba la etarra, situado en la ciudad de Rennes, y Bayona, así como la imposibilidad para organizar un servicio de escolta en tan poco tiempo.

EJERCICIO DE PONDERACIÓN

Aunque el tribunal de Estrasburbo reconoce en su sentencia que el fallecimiento del padre de Guimon era un "motivo excepcional" para conceder un permiso, también avala los motivos que llevaron que Francia para negarlo. Para empezar, el perfil criminal de la etarra, la cual seguía defendiendo su pertenencia a la organización terrorista, y las dificultades para "organizar una escolta de seguridad reforzada dentro del tiempo disponible".

Así, los magistrados avalan el "ejercicio de ponderación" que llevaron a cabo los tribunales franceses entre los "intereses" que había en juego: el derecho de Guimon al "respeto a su vida familiar" y la "seguridad pública" y la "prevención de los desórdenes" públicos.

Por tanto, consideran que la negativa de las autoridades francesas para "conceder el permiso de viaje a Bayona" a esta etarra "y presentar sus últimos respetos a su padre" no fue "desproporcionada" y persiguió en todo momento "fines legítimos".

Para leer más