18 de febrero de 2020
11 de febrero de 2010

ETA.- Absuelto por falta de pruebas un etarra para el que se pedían cinco años de cárcel por ayudar a huir a otro

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha absuelto por falta de pruebas y excepción de cosa juzgada al etarra Mikel Uzkudun, para el que la Fiscalía pedía una pena de cinco años de cárcel por ayudar a huir y trasladar en coche hasta Francia entre diciembre de 2000 y enero de 2001 al miembro del 'comando Kroma' Jorge Olaitz Rodríguez.

La sentencia, hecha pública hoy, da la razón a la defensa de Uzkudun al considerar que el delito de colaboración con organización terrorista que le imputó la Fiscalía está contenido en el de pertenencia o su equivalente en Francia (asociación de malhechores), por el que el Tribunal de Lo Penal de París le impuso seis años de cárcel en diciembre de 2008.

Además, el tribunal considera que la única prueba que existe contra el acusado es la declaración que realizó el coimputado Jorge Olaitz, por lo que "carece de valor incriminatorio al no existir otros elementos de corroboración". El etarra reconoció a Uzkudun fotográficamente en sus dos declaraciones ante la policía aunque luego se retractó ante el juez y aseguró que realizó estas manifestaciones porque había sido torturado.

La mayoría de la Sala, integrada por Manuela Fernández de Prado (presidenta) y Javier Martínez Lázaro, considera que la declaración policial es "poco concreta y confusa", ya que Olaitz declaró que el traslado a Francia se produjo en dos coches (uno de los cuales actuaba como lanzadera) pero no aportó ningún dato sobre "el lugar por donde se produjo el paso, los vehículos implicados u otros semejantes que hubiesen permitido contrastar, aún mínimamente, su versión". "Su declaración es tan inconcreta que ni siquiera permite saber con claridad cuando se produjo el traslado a Francia", dijo.

VOTO DISCREPANTE

Contra el criterio de estos dos magistrados, que defienden la valoración sobre la excepción de cosa juzgada tras la celebración del juicio, se posiciona el tercer integrante del tribunal, Nicolás Poveda, quien defiende en su voto particular discrepante que el asunto debería haberse solventado antes de la vista.

Durante el juicio, el fiscal defendió que Uzkudun ayudó a escapar a Olaitz Rodríguez, detenido el 26 de noviembre de 2001 y al que se imputa el intento de asesinato de un concejal de UPN dos días antes. Cuando se produjo su arresto, el etarra mantuvo un enfrentamiento armado en Pamplona con la Guardia Civil.

El miembro de ETA, ya condenado, realizaba por encargo seguimientos a personalidades de la vida pública de Pamplona y huyendo de la Policía fue alojado por distintos colaboradores que también han sido ya juzgados por la ayuda prestada.

Según el fiscal, después de permanecer oculto unos días, Olaitz Rodríguez se puso en manos de Uzkudun, que lo trasladó a Francia a pesar de "ser conocedor de que iba armado con una pistola y de que era buscado por las Fuerzas de Seguridad del Estado por atentar contra diversas personas".