20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 29 de noviembre de 2009

    ETA.- El mediador Brian Currin cree que todavía "no ha llegado el momento" de que Batasuna condene la violencia de ETA

    Dice que llevará tiempo porque se trata de atraer a ETA a sus posiciones para que no quede aislada y que continúe con las bombas No obstante, cree que Batasuna tendría que seguir adelante si ETA no sigue la estela de Alsasua, porque "no pueden esperar eternamente"

    MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El abogado y mediador sudafricano Brian Currin asegura en una entrevista concedida a Europa Press que todavía "no ha llegado el momento" para que el mundo de Batasuna condene y rechace la violencia de la banda terrorista ETA, pese a las iniciativas políticas presentadas en las últimas semanas, y que en su opinión pretenden atraerse al "ala militar porque de lo contrario se les aísla y simplemente continúan con las bombas".

    "Hay que darles una oportunidad para que lo intenten" dice y argumenta que "resulta vital llevarse al ala militar consigo porque de lo contrario se les aísla y simplemente continúan con las bombas". Añadió que "llevará tiempo", como ha ocurrido en otros procesos de paz "como Sudáfrica e Irlanda del Norte". "Una vez que eso ocurra creo que condenarían la violencia perpetrada por extremistas y esos extremistas serían vistos como disidentes, igual que ocurrió con los disidentes republicanos", apostilló.

    A su juicio, si la izquierda abertzale "condenase la violencia de manera inequívoca, Madrid (en referencia al Gobierno) no tendría más alternativa que negociar con ellos". "No estáis ahí todavía", exclamó.

    NO SE PUEDE ESPERAR ETERNAMENTE A ETA

    Aunque el abogado sudafricano, quien asistió el pasado día 14 en Venecia a la presentación de la declaración de Alsasua, subrayó en declaraciones a Europa Press, la importancia de que ETA respalde la estrategia anunciada por Batasuna, Currin advirtió de que aunque "hay que ser pacientes", no se puede esperar eternamente a que la banda terrorista siga la estela trazada por Batasuna en la Declaración de Alsasua.

    "No pueden esperar eternamente. Entonces deberían seguir adelante y dejar atrás a aquellos (violentos). Eso es lo que ocurrió en Irlanda del Norte", aclaró.

    TAMBIEN DEBATE EN ETA SOBRE LA VIOLENCIA

    No obstante, Currin admitió que al igual que en el mundo de Batasuna hubo un cambio de mentalidad sobre el uso de la violencia "hay un debate similar dentro de ETA". "Siempre habrá algunos que no lo hagan", advirtió no obstante.

    Brian Currin cree en el firme compromiso de la izquierda abertzale con una vía exclusivamente pacífica y defendió que las negociaciones estén sujetas a los 'principios Mitchell'. "Estoy convencido de que están absolutamente comprometidos con lo que están diciendo", añadió. "El movimiento de izquierdas proindependentista cree, y creo que tienen razón, que necesitan hacer todo lo que puedan para que ETA les acompañe en este viaje", apostilló.

    BATASUNA NECESITA PROYECTO FRESCO

    En su opinión, se ha producido un "cambio significativo en la manera de pensar de Batasuna" en los últimos años, porque en el País Vasco también se espera que ejerzan el liderazgo de una nueva manera. Por ello, consideró que "si no asumen un proyecto político fresco se debilitarán".

    Para este proceso considera muy importante que la izquierda abertzale reciba el apoyo de las fuerzas nacionalistas dentro de Euskadi, así como de la comunidad internacional para que la resolución del conflicto vasco se guíe por los principios Mitchell.

    En este sentido explicó que sería un aliciente que ETA vea y reconozca que existe una ola en el País Vasco de apoyo para trabajar políticamente y que las propuestas de la izquierda abertzale fueran apoyadas por el mundo del nacionalismo. "El nacionalismo puede contribuir a un reconocimiento en el seno de ETA de la necesidad de abandonar la violencia", aseguró.

    Sin embargo, cree que hasta que ETA no haya declarado un alto el fuego, sería "un enorme riesgo político para otros grupos nacionalistas la creación de "una especie de alianza nacionalista" para defender la independencia de Euskadi dentro de un proceso de negociación pacífica. "No creo que esto ocurra", admitió.

    LA PONENCIA MUGARRI NO LE DESALIENTA

    Preguntado cómo afecta a este proceso el hecho de que ETA a través de la ponencia 'Mugarri', siga insistiendo en la lucha armada como instrumento para conseguir sus objetivos políticos, contestó que no se siente "totalmente desalentado" por esa reflexión, ya que tanto en los conflictos norirlandés y sudafricano hubo reductos partidarios de continuar con la violencia, incluso una vez entrados en el proceso de negociación.

    "Uno necesita aceptar que a veces las cosas cambian muy rápidamente. No me sentiría totalmente desalentado" por esa posición de ETA, explicó. Añadió a continuación que "la violencia es contraproducente, no es la manera de actuar y necesita pararse inmediatamente".

    POSTURA DURA DEL GOBIERNO

    No obstante, explicó que "ETA probablemente siente que Madrid (en referencia al Gobierno español) está adoptando una postura tan dura y que no da ninguna señal de estar dispuesta a sentarse a hablar de la cuestión independentista y de la autodeterminación". "Si uno pudiera obtener un lenguaje de Madrid indicando que estarían dispuestos a negociar de buena fe y si respondieran positivamente a los principios Mitchell, quizá eso ayudaría", explicó.

    Sin embargo, no cree que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero esté dispuesto a la negociación. "Tampoco creo que Madrid sea capaz de entrar en negociaciones con la izquierda abertzale no sólo hasta que haya un alto el fuego declarado, sino también una comisión internacional independiente para verificar el cumplimiento del alto el fuego de ETA", explicó.

    Currin justificó el rechazo del Gobierno a abrir una nueva negociación en Euskadi porque "ha habido tantas veces en que el alto el fuego ha sido violado". "Existe muy poca confianza, si acaso queda algo. Sería irrealista esperar que Madrid entre en negociaciones" con Batasuna. "No creo que ocurra", admitió. "Si Batasuna no condena la violencia de ETA, Madrid no negociará con ellos", insistió. APOYO A LOS PRINCIPIOS MITCHELL

    En todo caso, Currin defendió aplicar al caso vasco los principios que el senador y actual enviado especial de Washington para Oriente Próximo, George Mitchell, empleó en la resolución del conflicto en Ulster.

    "Los facilitadores de conflictos piensan genuinamente que los principios Mitchell son aplicables a todos y cada uno de los procesos de paz políticos en los que hay conflictos en el mundo", recalcó.

    A su juicio, todos salvo uno de los seis principios son aplicables al caso vasco. Explicó que el primero de ellos supone que todas las partes que se impliquen en las negociaciones, incluida ETA, deben confirmar su compromiso con medios democráticos y exclusivamente pacíficos para resolver cuestiones políticas".

    El segundo y el tercer principio suponen "el desarme de todas las organizaciones paramilitares" y el acuerdo para que el "desarme sea verificable", algo que debería encargarse a "una comisión internacional independiente, como ocurrió en Irlanda del Norte.

    Igualmente sostuvo la validez de aplicar los puntos cuatro y cinco por los que, respectivamente, las partes rechazan recurrir a la violencia "para influenciar el curso de los resultados de las negociaciones" y se comprometen a "cumplir" el acuerdo y sólo recurrir a medios pacíficos para "intentar alterar cualquier aspecto del acuerdo en el futuro".

    Según Currin, el único punto no aplicable al caso vasco sería el sexto por el que las partes aceptan "instar al cese de asesinatos y palizas de castigo" ocurridas durante el conflicto. "Obviamente los asesinatos como castigo no han ocurrido en el País Vasco, luego este principio no se aplicaría", concluyó.