25 de agosto de 2019
30 de diciembre de 2008

Etxerat pide crear "una marea social" para conseguir que "los Estados dejen a un lado la cruel política penitenciaria"

BILBAO, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

Etxerat apostó hoy por crear "una marea social" con el fin de organizar "una presión social real" y conseguir que "los Estados dejen a un lado la cruel política penitencia" que, a su entender, se practica en la actualidad.

En esta línea, la asociación de presos de ETA realizó un llamamiento a la ciudadanía a participar en la marcha silenciosa que partirá este sábado de la plaza Aita Donostia de Bilbao a las cinco y media de la tarde con el fin de denunciar la situación de los reclusos y reclamar la modificación de la política penitenciaria.

Representantes de Etxerat ofrecieron una rueda de prensa en la capital vizcaína acompañados por diversas personas que se han adherido al manifiesto impulsado por esta asociación. Entre otros, estuvieron presentes en la convocatoria el histórico dirigente de la izquierda abertzale Tasio Erkizia o el ex secretario general de LAB Rafael Díez Usabiaga.

Cerca de medio centenar de colectivos han expresado su apoyo a la iniciativa de Etxerat, entre los que se encuentran los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE o Hiru y asociaciones como Lokarri, Bilgune Feminista, Bai Euskal Herriari, Ikasle Abertzaleak, Presoen Aldeko Kolektiboak o Euskal Herrian Euskaraz. Hasta ahora, la iniciativa ha recibido el respaldo de 2.947 personas.

La representante de Etxerat Jone Artola dio lectura a un comunicado en el que destacó la necesidad de organizar "una presión social real" y crear "una marea social para que los estados dejen a un lado la cruel política penitenciaria".

La asociación pretende "aglutinar el máximo de apoyos" en torno a sus reivindicaciones de "inmediata liberación de los presos con enfermedades graves e incurables", el fin de "la cadena perpetua" y del "aislamiento", así como que "traigan a Euskal Herria" a los reclusos.

Etxerat denunció la situación que viven los presos y, en consecuencia, sus familiares y advirtió de que contra ellos "todas las medidas de excepción son válidas" y "la persecución y la negación de derechos son el pan nuestro de cada día".

Según censuró, "la situación que se vive en las prisiones es como para caer en la desesperación". No obstante, aseguró que seguirán "hacia delante" porque confían en que la sociedad vasca tiene "la fuerza suficiente para cambiarla". En este sentido, expresó su convencimiento en que "miles y miles de ciudadanas de Euskal Herria llenarán las calles de Bilbao" con motivo de la manifestación de este sábado.