14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    Ex gerente de Funeraria de Mallorca se niega a responder sobre ingresos en efectivo y volverá a ser citado por el juez

    PALMA DE MALLORCA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El ex gerente de la Empresa Funeraria Municipal (EFM), Óscar Collado, volverá a ser citado próximamente después de que hoy compareciese ante el juez que instruye el caso Funeraria pero se negase a responder en relación a los ingresos en efectivo que obran en cuentas propias y de su esposa, ya que hasta el momento no ha podido corroborar un informe policial en el que constan datos referidos a estos ingresos.

    Collado había sido citado a declarar esta mañana como imputado en el procedimiento que investiga las presuntas irregularidades cometidas en torno a la gestión de esta entidad pública durante la pasada legislatura, aunque lo único que trasladó al titular del Juzgado de Instrucción número 11, Manuel Penalva, fue su negativa a responder cualquier pregunta relacionada con los ingresos en efectivo de sus cuentas y las de su mujer, Francisca Coll, también encausada.

    El imputado, en libertad bajo fianza de 100.000 euros, alegó como motivo que aún no ha analizado los datos que contiene un informe emitido al respecto por la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional.

    Collado ya prestó declaración el pasado día 7 también por los presuntos delitos de malversación de fondos públicos, prevaricación, falsedad documental, cohecho y fraude a la administración por los que podría enfrentarse a una pena de cárcel que oscilaría entre los 14 y los 16 años.

    Quienes sí declararon esta mañana fueron su mujer y la ex presidenta de la EFM, Marina Sans, además de varios peritos como testigos. Cabe recordar que en su última comparecencia ante el juez, Collado se desvinculó de esta presunta trama de corrupción al negar haber cobrado comisiones ilegales a proveedores de la compañía pública, y rechazó haberse lucrado con la compra-venta de tumbas y ataúdes a través de la EFM. Es más, defendió que los gastos supuestamente privados que se le detectaron con cargo a las cuentas de la empresa "eran por representación".