27 de enero de 2021
23 de noviembre de 2020

Exdirector de la consultora Vitalia se desliga de los "intrusos" del ERE de Acyco y no ve "malversación" en el anticipo

Exdirector de la consultora Vitalia se desliga de los "intrusos" del ERE de Acyco y no ve "malversación" en el anticipo
Primera sesión de la vista oral del juicio por las ayudas concedidas a la empresa Aceitunas y Conservas (Acyco) - EDUARDO BRIONES - EUROPA PRESS - ARCHIVO

SEVILLA, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla ha continuado este lunes el juicio relativo a las subvenciones autonómicas concedidas a la empresa de Dos Hermanas (Sevilla) Aceitunas y Conservas (Acyco), una pieza separada de la macro causa de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares o innecesarios y las ayudas directas y sin publicidad, con cargo a los presupuestos de la Junta de Andalucía.

Este lunes ha prestado declaración como acusado el que fuera director de la consultora Vitalia Antonio Albarracín, quien ha negado que tuviese conocimiento de cualquier contrato entre dicha empresa y Acyco, con relación al expediente de regulación de empleo (ERE) promovido por dicha entidad en 2003 para prejubilar a 35 empleados.

En ese sentido, durante el desarrollo de la vista oral, acusados y testigos han reconocido que las prejubilaciones del ERE, financiadas por la Junta de Andalucía, fueron ofertadas en condiciones bastante o muy "favorables".

Además, con cargo a las ayudas publicas otorgadas para las prejubilaciones de este ERE cobraron dos personas que jamás habían trabajado en Acyco. Se trata de los "intrusos" Andrés Carrasco, acusado en este juicio y "amigo" declarado del exdirector general de Trabajo y Seguridad Social Francisco Javier Guerrero, también acusado pero recientemente fallecido; y el exalcalde socialista de San Nicolás del Puerto Domingo Martínez, fallecido tiempo atrás.

En ese sentido, Albarracín ha manifestado que él no era el "superior jerárquico" del que fuera consultor de Vitalia en Sevilla Jesús Bordallo, también acusado en este juicio, asegurando que él se limitaba a "coordinar" a los consultores y Bordallo gozaba de "plena autonomía y libertad de movimientos" para operar. Es más, ha asegurado que nunca supo cómo desembarcó Vitalia en las gestiones correspondientes al ERE de Acyco, rememorando que supo del asunto cuando en enero de 2004, Guerrero contactó con él solicitando unos datos al respecto.

Así, mientras un investigador de la Guardia Civil testificaba que Bordallo tenía "un especial protagonismo en la gestión" de los "intrusos" que cobraban de las prejubilaciones derivadas de los ERE de empresas para las que no habían trabajado, y Albarracín habría "participado" en casos "puntuales" de esta práctica, este último ha asegurado que Bordallo no consultaba "para nada" con él sus operaciones ni era "conocedor" de muchas de las gestiones que éste realizaba.

LOS "INTRUSOS"

Respecto a un correo electrónico que remitió a Bordallo con un informe de la vida sociolaboral del exalcalde socialista de San Nicolás del Puerto proponiendo contactar con él, Albarracín ha alegado que era "habitual" que personas a título "individual" consultasen con Vitalia por "estudios" relacionados con su posible prejubilación, incluso con cargo a sus fondos personales, asegurando que nunca habló con el citado exalcalde e "intruso" en el ERE.

Según ha dicho, una "administrativa" de la sede madrileña de Vitalia le "pasó" el citado informe de la vida sociolaboral del exprimer edil y él lo trasladó a Bordallo, al tratarse de una persona del ámbito de Andalucía, mientras este último declaró de su lado que a su vez endosó el asunto a una "compañera" de la sede sevillana de Vitalia.

En cuanto al restante "intruso", Andrés Carrasco, también acusado en este juicio, Albarracín ha asegurado que tiene "ni idea" de él, negando a continuación que Guerrero le diese instrucción alguna respecto a estas personas.

En cuanto al hecho de que en la póliza del ERE figurase como tomadora de la misma la asociación 3 de Julio de extrabajadores de Acyco, Albarracín ha manifestado que era una fórmula usada por Vitalia en algunas ocasiones y él conoció algunos casos, pero "muy pocos". En paralelo, ha admitido que no era "habitual" que la propia Vitalia figurase como tomadora de una segunda póliza relacionada con el ERE de Acyco, planteando la hipótesis de que "se lo pedirían así a Bordallo", que su entender obraba según "le decían".

EL ANTICIPO

Respecto a los 210.000 euros anticipados por siete miembros de Acyco para activar la póliza de las prejubilaciones del ERE, ante un supuesto incumplimiento de los pagos por parte de la Administración andaluza, un dinero que habría sido después devuelto a los mismos mediante una factura de la asociación 3 de Julio no elaborada por la misma, cargada a la Junta y después abonada, Albarracín ha negado que conociese ese adelanto.

Según ha dicho, aproximadamente "un año y medio después" de la formalización de la póliza correspondiente a las prejubilaciones del ERE de Acyco, el que fuera abogado de la firma Garrigues José Miguel Caballero, también acusado en este juicio, se puso en contacto con él para consultar cómo acometer la devolución de ese dinero anticipado. En cualquier caso, ha opinado que en el juicio, "se le está dando demasiada importancia" a este asunto, defendiendo que a su parecer en el mismo no media "una malversación" del dinero público destinado a las prejubilaciones.

En ese sentido, ha opinado que el "exceso" económico implícito en que la mencionada devolución ascendiese a más de 243.000 euros estaría asociada al IVA, pues "las compañías de seguro cobran primas que no llevan impuestos" pero el abono de la factura por parte de la Junta sí habría incluido el IVA. Empero, ha precisado que se trata de una hipótesis, asegurando en cualquier caso que él desconocía que el asunto se saldase mediante la fórmula de la mencionada factura.

También se ha pronunciado sobre la ayuda de 125.000 euros solicitada en 2009 por Acyco para "el mantenimiento de 144 puestos de empleo", cuya primera y única partida fue usada para sufragar parte de los honorarios de Garrigues por el ERE de 2003, según el que fuera director de Recursos Humanos de Acyco y además acusado, Gabriel Barrero, y según la Guardia Civil.

Con relación a ello, ha rememorado que en 2005, Guerrero entró en contacto con él para sondear la posibilidad de incluir en una póliza una "cantidad" para un pago pendiente con dicho despacho, tras lo cual en 2007 José Miguel Caballero, actualmente desligado de dicha firma, le remitió un correo electrónico "incidiendo" en ese asunto, ante lo cual le habría remitido al propio Guerrero.

Caballero, según Encarnación Poto, quien fuera presidenta del consejo de administración de Acyco y también acusada, declaró por cierto que Caballero fue quien "montó todo" el asunto del ERE porque se presentaba como un "experto" en tales procedimiento.

Finalmente, Albarracín ha asegurado que durante su labor en Vitalia "nunca" antes había recibido peticiones de abonar mediante las pólizas facturas de despachos de abogados.