5 de abril de 2020
8 de septiembre de 2008

Financiación.-ERC estima que Cataluña no debería aportar más del 4,5% de su PIB frente al 10% actual

BARCELONA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Josep Irla, vinculada a ERC, hizo público hoy un informe que estima que Cataluña debería aportar al Estado entre el 3,8 y el 4,5 por ciento de su PIB por los servicios que recibe, lo que corresponde a una aportación de entre el 22,2 y el 26,3 por ciento de los impuestos estatales recaudados en Catalunya, respectivamente.

Según explicó hoy en rueda de prensa el secretario general de ERC, Joan Ridao, Cataluña debería pagar como "cuota" un porcentaje no superior al 4,5 por ciento, una cifra que está "lejos" de la cercana al 10 por ciento que están cediendo los catalanes por los servicios que presta el Estado en Cataluña.

Este estudio, realizado por Esther Martínez Garcia, del Departamento de Economía de la Universidad de Gerona, establece que el 36,2 por ciento de lo que invierte el Estado en Cataluña es "totalmente impropio", ya que son "gastos que hace sobre competencias que no son suyas", indicó Ridao.

Eso representa, según él, una "clarísima invasión de competencias", pues esta cifra representa más de un tercio del gasto estatal. Según los cálculos de este informe, sólo el 42,83 por ciento de la inversión del Estado le corresponde realmente.

En base a estos datos sobre el gasto que corresponde competencialmente al Estado, el informe determina cuál tendría que ser la cesión de Cataluña en concepto de los servicios recibidos, de lo cual se deduce el porcentaje del PIB que los catalanes deberían aportar.

Este informe no tiene en cuenta las competencias que se podrían incorporar en el proceso de reformar estatutaria. Los cálculos se han realizado en base a la distribución de competencias que marca la Constitución y el Estatut.

Esta atribución al Estado es fiscalmente neutra y no genera déficit fiscal, ya que son atribuciones de impuestos en contraprestación a un gasto que efectúa el Estado.

Según Ridao, este estudio "apunta directamente al centralismo como la causa del actual mal sistema de financiación" de Cataluña. "Es el precio demasiado caro que pagamos por nuestra dependencia", lamentó.

El secretario general de ERC admitió que "difícilmente" el Estatut permitiría llegar a este escenario de "recorte sustancial del déficit fiscal". "No se nos puede pedir lo imposible, pero queda muy claro que si hay unidad, podemos arrancar un pedazo grande", señaló.