18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 11 de enero de 2009

    Financiación.- La FEMP critica que los municipios están "fuera del puzle" y falta "una tercera pata" en la negociación

    Exige al Gobierno y las CC.AA. que pongan sobre la mesa el dinero que reclaman los ayuntamientos por las competencias impropias

    MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) considera que se deja a los gobiernos locales "fuera del puzle" de la financiación porque no tienen presencia en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), órgano que tendrá que dar el visto bueno al nuevo modelo de financiación autonómica que sea finalmente acordado entre el Gobierno y las comunidades autónomas. A su juicio, falta "una tercera pata" en la negociación.

    El alcalde de Segovia y presidente de la Comisión de Hacienda y Financiación Local de la FEMP, Pedro Arahuetes (PSOE), reivindica que la reforma de las financiaciones autonómica y local se aborden de forma conjunta y se definan en el mismo ámbito de actuación. "La solución de la financiación autonómica tiene que venir de la mano de la financiación local y viceversa", sostiene en una entrevista concedida a la revista 'Democracia y Gobierno Local' y recogida por Europa Press.

    "Por mucho que nos digan que la reforma de la financiación autonómica va ligada a la local, siempre nos queda la sensación de que aquí falta una tercera pata en cada mesa de negociación --explica--. Cuando negocian Estado y comunidades autónomas falta la administración local, y cuando ésta se reúne con el Estado falta la autonómica. Los tres tenemos que estar en la misma mesa de negociación".

    El alcalde de Segovia exige de esta forma que se establezca un mismo plano para los tres niveles de administración y asegura que ahora "no es cierto que todos son iguales". Como ejemplo, explica que mientras que el Gobierno central gestiona el 51 por ciento del gasto público, las comunidades autónomas lo hacen del 36 por ciento y las administraciones locales tan sólo del 13 por ciento. "Ello no nos permite hablar de igualdad y sí de desequilibrio", sostiene.

    Una de las principales reivindicaciones de la FEMP es formar parte del CPFF, y en este sentido Arahuetes subraya la reclamación de los gobiernos locales de dejar de ser "tutelados" por el Gobierno y las comunidades autónomas. A su juicio, los municipios han demostrado "sobradamente" que saben gestionar y que lo hacen bien.

    "YO INVITO Y TÚ PAGAS"

    De esta forma, critica que a lo largo de la historia el Gobierno y las comunidades han tomado medidas que afectan "a las arcas municipales" sin antes consultar a los ayuntamientos ni a la FEMP "y sin adoptar los mecanismos necesarios para hacer frente a la situación". "Llega un momento en que tienes que pedir que se acabe este yo invito y tú pagas", enfatiza.

    Para ello, propone que los políticos dedicados a la política nacional conozcan las bases de las estructuras municipales, donde a su juicio se encuentra "la verdadera democracia". El alcalde de Segovia explica que las corporaciones locales son "las que más servicios soportan y prestan a los ciudadanos, las más cercanas y las que tienen que dar respuesta inmediata".

    Entre las soluciones, Arahuetes reclama que se permita a los ayuntamientos alcanzar un endeudamiento del 0,5 por ciento, que supondría 5.500 millones de euros --este año el Gobierno ha aprobado un nivel del 0,2 por ciento--. Según señala, la cifra propuesta por la FEMP no supondría un mayor desequilibrio de las cuentas del Estado porque esa financiación sería asumida por los propios ayuntamientos.

    "EL ESTADO NO PUEDE SEGUIR DESENTENDIÉNDOSE"

    Además, la FEMP también defiende que los gobiernos locales participen de los ingresos del Estado y que además se regule y establezcan mecanismos de participación en los tributos de las comunidades autónomas. "El Estado no puede seguir desentendiéndose y debe intervenir para alcanzar y garantizar la suficiencia financiera de las haciendas locales", exige.

    En este contexto, aborda también las denominadas competencias impropias y exige al Estado y las comunidades que "pongan sobre la mesa" el dinero reclamado por los ayuntamientos. Así, reconoce que esto va a ser "muy difícil" y explica que sólo podrá resolverse "dialogando" para alcanzar un acuerdo.