25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • 27 de julio de 2009

    El fiscal pide más de 15 años de prisión para cinco hombres acusados de agredir a cinco guardias civiles en Tafalla

    PAMPLONA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Ministerio fiscal ha solicitado un total de 15 años y cuatro meses prisión para cinco hombres acusados de participar en una agresión contra cinco guardias civiles y la mujer de uno de ellos cuando estos se encontraban fuera de servicio en un bar de Tafalla.

    El juicio por estos hechos tendrá lugar mañana a partir de las 10.30 horas en el Juzgado de lo Penal número 2 de Pamplona. El fiscal pide que los procesados sean condenados a pagar 3.840 euros de multa y a indemnizar a los afectados por un total de 3.958 euros, por varios delitos de atentado y lesiones.

    Los hechos ocurrieron sobre las 2 horas del 6 de octubre de 2007, cuando tres agentes de la Guardia Civil fuera de servicio y la mujer de uno de ellos se encontraban en un bar y escucharon cómo alguien gritaba 'picoletos hijos de puta'. Los agentes identificaron al hombre que profirió el insulto y la preguntaron "¿eso a qué viene? ¿alguien se ha metido con usted?", según el escrito de acusación del fiscal.

    En ese momento, el acusado respondió "de forma violenta, realizando bruscas gesticulaciones y movimientos de brazos, llegando incluso a empujar" a uno de los guardias civiles.

    Mientras esto ocurría, un grupo de personas salió de otro bar con botellas de vidrio dirigiéndose al lugar en el que se estaba produciendo el altercado, "teniendo conocimiento de la condición de agentes de la autoridad" de los guardias civiles que se habían visto implicados en los hechos, según el relato del fiscal.

    Los agresores propinaron puñetazos en la cara y golpearon con las botellas a los agentes, que habían recibido la ayuda de otros dos compañeros, pero que no pudieron evitar la agresión. En total, fueron cinco los guardias civiles agredidos. Además, la mujer de uno de los agentes fue también empujada y se golpeó contra una canalización de una pared.

    Como consecuencia de la agresión, los agentes sufrieron distintas heridas y hematomas en la cara, el cuello, las costillas, o la cabeza. La mujer tuvo que ser atendida también por una contusión en la espalda, aunque no estuvo incapacitada para sus ocupaciones habituales.

    El fiscal considera que los hechos son constitutivos de cuatro delitos continuados de atentado y un delito de atentado. Pide tres años de prisión para cuatro de los acusados y un años y medio para el quinto procesado. Además, para uno de ellos solicita otros 22 meses de cárcel por un delito de lesiones. Igualmente, aprecia en los hechos diez faltas de lesiones y una falta de respeto y consideración debida a agentes de la autoridad.