1 de abril de 2020
11 de septiembre de 2008

Fiscalía pide al TS que confirme la pena de un año impuesta a dos jóvenes que ondearon un emblema de ETA en un partido

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Tribunal Supremo pidió hoy a la Sala de lo Penal del alto tribunal que confirme la condena a un año de prisión impuesta a dos seguidores de la Real Sociedad --Ander Arabiatorre y Jacoba García-- por un delito de enaltecimiento del terrorismo por ondear una bandera con el anagrama de ETA durante un partido de su equipo.

La representante del Ministerio Público defendió en la vista celebrada hoy que los dos procesados incurren en lo que calificó como "ignorancia deliberada". La defensa de Arabiatorre y García argumenta que no existió voluntad por parte de sus clientes que no fueron conscientes de que la bandera que ondeaban tuviera el emblema de la banda terrorista.

De hecho, el abogado de los dos jóvenes destacó ante la sala que ninguno tenía conocimiento de que en la bandera que portaban figurara el anagrama de ETA e insinuó que el estandarte --que quedaba guardado en el campo de fútbol después de los partidos-- pudo ser manipulado antes del encuentro por otras personas.

La Audiencia Nacional les condenó a un año de cárcel al entender que "no es verosímil que los acusados ondeasen la bandera sin apercibirse de que en la misma estaban puestos el anagrama de ETA y las siglas de esta organización terrorista". Según la sentencia, este símbolo "era perfectamente visible por lo que necesariamente los acusados lo habían visto y eran consecuentes de ello" y por ello incurrieron en un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Los hechos tuvieron lugar el 5 de febrero de 2006 durante la celebración de un partido entre la Real Sociedad de San Sebastián y el Real Mallorca en el estadio de Anoeta en la capital donostiarra. Los acusados seguían el partido desde el anfiteatro sur, ocupado por una peña de seguidores radicales llamada Peña Múgica, que según los testigos se trata de una grada hostil para la Policía.

Desde ese lugar, Arabiatorre y García ondearon la pancarta que estaba configurada por una acumulación de símbolos diferentes. De este modo, incorporada en la tela original con los colores azul y blanco del equipo, había una estrella roja, una calavera pirata y las siglas y el logotipo de la banda terrorista.

"El conocimiento de lo que significan la letras de ETA y el símbolo de la serpiente enroscada en el hacha es público y notorio sin que pueda confundirse con simbología del equipo de fútbol de la Real Sociedad", insiste la sentencia de la Audiencia Nacional, que les atribuye una "intención de ensalzar" y "hacer alarde de lo que se mostraba en la bandera".

El tribunal tuvo en cuenta además la declaración de los agentes de la Ertzaintza, que intervinieron en el seguimiento de la conducta de los acusados a través de videocámaras observando su actuación y el contenido de la bandera.