14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • 30 de mayo de 2018

    Fundación Alternativas enmarca el secesionismo catalán en el "nacionalismo populista" que amenaza a la UE

    Propone que los fondos europeos puedan condicionarse al cumplimiento de elementos básicos del Estado de Derecho

    MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

    El centro de estudios progresista Fundación Alternativas considera que la primera amenaza para la UE es el "nacionalismo populista", una categoría en la que enmarca "los buenos resultados de la ultraderecha en Polonia, en Hungría, en Austria, en la República Checa, o el movimiento independentista en Cataluña y en la propia Italia del Norte, o el Brexit", puesto que todos ellos "tienen en común esa apuesta identitaria excluyente" y alejada de los valores europeos.

    Es más, cree que "las manifestaciones xenófobas y supremacistas del recientemente elegido presidente de la Generalitat de Cataluña (Quim Torra) no hacen sino confirmar la conexión entre el secesionismo catalán y los movimientos ultranacionalistas europeos".

    En su opinión, el "estallido" del independentismo catalán, "si bien tiene raíces históricas" como otros, "es una manifestación más de la corriente soberanista e identitaria en Europa". Y además, destaca que "los que apoyan nacionalismos identitarios excluyentes y disgregadores, sean a nivel estatal o regional, son los mismos", principalmente partidos o personas de extrema derecha en Europa.

    Así figura en el Informe sobre el estado de la UE, que la Fundación presentará este miércoles, bajo el título 'Los Estados ante las reformas de la Unión', centrado en esta ocasión en los Estados ante lo que considera un "resurgimiento de los poderes nacionales" expresado en el nacionalismo y el proteccionismo.

    Según el documento, recogido por Europa Press, "hay muchas cosas en común entre todos aquellos que empujan en dirección contraria a la progresiva integración europea, la supresión de fronteras y la convergencia en valores".

    El documento señala que "parece probado" que en el referéndum del Brexit, en varios procesos electorales" e incluso en "temas internos como el de Cataluña", se han promovido campañas de desinformación a favor de los movimientos disgregadores por parte de "ciertos grupos u organizaciones de hackers rusos como el Grupo Sofacy o Fancy Bear, que tendrían relaciones más o menos directas con servicios de inteligencia rusos como la Dirección Principal de Inteligencia (GRU)".

    Y añade que medios de la ultraderecha estadounidense como Breitbart o Infowars "también han intervenido en el conflicto catalán difundiendo informaciones falsas favorables al independentismo", teniendo en cuenta que una UE cohesionada y fuerte no se ve "con entusiasmo en los sectores más conservadores de Washington".

    REVISAR EL COMITÉ DE LAS REGIONES

    Con todo, el informe también se pronuncia a favor de que la UE se plantee una revisión del Comité de las Regiones para que los entes territoriales y locales tengan más influencia en las decisiones que les afectan y la realidad tenga reflejo en la arquitectura institucional.

    El documento considera preocupantes las "derivas antidemocráticas" en algunos países y por eso cree que la UE debería poner en marcha un mecanismo de seguimiento permanente de los valores y principios democráticos en sus Estados miembros, de la misma forma que vigila el cumplimiento de criterios económicos, y abrir la puerta a que esto condicione los fondos comunitarios que reciben.

    Así, cree que la UE debe hacer oficial la posibilidad de condicionar sus fondos a criterios políticos, como "el cumplimiento de obligaciones como la acogida de cuotas de refugiados, o al respeto de los elementos fundamentales del Estado de Derecho como la separación de poderes o la libertad de prensa".

    ESPAÑA DEBE INCORPORARSE AL NÚCLEO DE LIDERAZGO

    También sostiene que ante el Brexit y "la pérdida de influencia de Italia sobre Bruselas, tras las elecciones de abril de 2018 que dieron la mayoría a partidos populistas, España debería aprovechar la oportunidad para incorporarse al núcleo del liderazgo europeo".

    El informe recoge otra serie de recomendaciones como "una firme política contra la evasión y la elusión fiscal, en concreto respecto a las grandes corporaciones tecnológicas" y garantías efectivas europeas de calidad en el empleo.

    Además, pide a la UE que se resista a abrir una guerra comercial con Estados Unidos, que refuerce el pacto nuclear con Irán y que abra vías legales y seguras que garanticen el derecho de asilo a las personas refugiadas, incluyendo reforzar los programas de reasentamiento, asumiendo un reparto equitativo y solidario entre todos los Estados.