15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 24 de enero de 2009

    Gallardón considera que el PSOE tiene una "crisis de ideas" y de "capacidad de gestión para afrontar la crisis"

    Critica que Solbes dijera que "no hay margen" y reclama que si el Gobierno cree eso "deje espacio a quien sabe que sí puede" encontrar soluciones

    MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, consideró hoy que el PSOE tiene una "grave crisis de ideas" y de "capacidad de gestión para afrontar la actual crisis económica", un "vacío" que mientras duró la bonanza "quedó escondido para parte de la sociedad" pero que ante la actual coyuntura internacional ha quedado a la luz.

    Durante su intervención en el I Foro Abierto del PP, que se celebra a lo largo de este fin de semana en el Palacio Municipal de Congresos, Gallardón subrayó que "lo más grave en España en estos momentos, por encima de la crisis económica, es la crisis política, el vacío de ideas y de rumbo que tiene el PSOE que, en época de bonanza, quedó escondido para parte de la sociedad pero que, en cuanto han tenido dificultades, han demostrado que no tienen ni ideas, ni recursos, ni capacidad de gestión para afrontar la crisis".

    Tras enviar un "saludo muy especial" a su "querida" Esperanza Aguirre, a quien minutos antes había saludado efusivamente con un abrazo y dos besos, el primer edil madrileño continuó con su crítica al Gobierno de la Nación, alegando que de él no se puede "esperar ningún tipo de solución".

    "Necesitamos nuevas ideas, no sólo nuevos gestores; necesitamos afrontar los retos pendientes en España, que se nos diga la verdad sobre cuál es nuestra responsabilidad en investigación, en energía, en justicia, en educación... necesitamos un pensamiento nuevo, y no sólo medidas económicas nuevas, y eso no lo puede hacer quien no tiene pensamiento detrás de su gestión, eso no lo puede hacer el PSOE", apostilló.

    Frente a esto, el PP propone "un proyecto de país que no es excluyente, que es ambicioso pero compartido". "Las respuestas adecuadas a la deficiencia que la gestión económica plantea surgirán cuando España tenga un Gobierno consciente de la enseñanza de la crisis, de que para emprender iniciativas de envergadura es necesario que sumemos y no restemos; de que comunidades autónomas, ayuntamientos y Estado trabajemos todos en la misma dirección; y cuando seamos respetuosos con la historia pero miremos para construir el futuro", añadió.

    AYUDAR A QUIEN MÁS LO NECESITA

    Esto incluye ayudar a quienes más lo necesitan, a quienes "el PSOE ha olvidado" ya que "ha reducido en un 17 por ciento el gasto social", frente a la política que el PP propone de colaboración público-privada, de suma entre lo plural y lo particular, de trabajo conjunto entre España y sus comunidades autónomas, y de colaboración entre la historia y el futuro de las nuevas generaciones.

    "Tenemos que trabajar conjuntamente, tenemos que reconciliar a España con su pluralidad, a unas generaciones con otras, no podemos animar a la sociedad a dividirse en bandos, tenemos que unirnos y convocar a todos", apostó Gallardón, para quien ésta es la "política nacida de los valores ciudadanos".

    Además, opinó que "ni el PP ni sus adversarios políticos tienen derecho a fosilizar ni sustituir por un repertorio de dogmas los principios y valores de la sociedad española, que son los que han construido una gran Nación a lo largo de la historia y, con ellos, el futuro que ahora se demanda".

    SIN MARGEN DE ACCIÓN

    Y es que para Gallardón es inconcebible que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, dijera hace unos días que "no queda margen". "¿Qué ha ocurrido en España para que una afirmación así sea posible? ¿Quizá el vicepresidente, acompañado de los otros miembros del Gobierno empezando por el propio presidente, han adelgazado y desconfiado tanto del Estado que ya no ven margen para nada?", se preguntó.

    "La respuesta tenemos que darla nosotros, porque no es verdad que no haya margen para hacer buena política, y ésa es nuestra obligación, abrir márgenes, crear espacios entre una realidad que es dura y muy difícil y un horizonte en que creemos", proclamó, casi a punto de quedarse afónico.

    Así, para el regidor capitalino la generación actual "no puede dejar de estar a la altura" de generaciones anteriores, como la que fue capaz de encontrar puntos de encuentro durante la Transición, como la que supo abrir camino hacia las instituciones europeas o como la que, dirigida por "el mejor Gobierno que España ha tenido nunca con José María Aznar, recuperó el protagonismo que España nunca debió perder al entrar en el euro".

    "Salimos adelante y demostramos que éramos una Nación unida cuando nos pusimos al frente de un proyecto que abarcaba a todos. Lo estamos haciendo ahora y, desde el PP, tenemos que decirle a todos los españoles que hay margen, que esta Nación está fundada en la justicia, la igualdad y la solidaridad, y que el pluralismo político vive de crear sus márgenes de maniobra", insistió, reclamando que "si un Gobierno cree que no puede hacerlo debe dejar margen a quien sabe que sí puede" encontrar soluciones.

    Así, envió un mensaje de "optimismo" a todos los ciudadanos con la "absoluta convicción" de que se encontrará una salida a la crisis. "Pensad en la escultura de El Abrazo, que intenta superar todas las divisiones, que simboliza una época, que consiste en no mirar atrás con rencor sino en mirar al futuro con optimismo y con la convicción de que está en nuestras manos construirlo", apostó.

    Además, consideró que los populares deben "intentar superar todas las divisiones" y "fundirse en un abrazo en el que no todos piensan igual, en el que hay gente distinta, pero donde todos tienen voluntad de construir". "Ese abrazo es el que nos tenemos que dar los miembros del PP con todos los españoles", apostilló, pidiendo que en todas las campañas electorales que se desarrollen durante este año el PP dé "un paso adelante con ese abrazo en el que caben todos y en el que no puede estar excluido ningún español".

    ELECCIONES

    Por último, el alcalde de Madrid se dirigió a los tres representantes populares que a lo largo de 2009 se enfrentarán a procesos electorales. "En la tierra de nuestro fundador, Manuel Fraga, y de nuestro presidente, Mariano Rajoy, nuestro compañero Alberto Núñez Feijóo tendrá una oportunidad de recuperar un gobierno que supere lo que ha sido una sinrazón de nacionalistas y socialistas durante los últimos años. Galicia salió de un rincón de la historia de España de la mano de Fraga para cobrar el protagonismo que merece y no debemos dejar que este gobierno socialista y nacionalista sea más que un triste capítulo dentro de ese fabuloso futuro que espera a los gallegos. Con Alberto lo conseguiremos", apostó.

    A Antonio Basagoiti, también presente en el Auditorio esta mañana, le recordó que es "el auténtico voto útil, el único discurso alternativo" en Euskadi. "Los del PP del País Vasco sois los únicos que podéis representar una auténtica esperanza de que el nacionalismo no siga gobernando en el País Vasco cuatro años más con su discurso de exclusión", apostilló.

    Por último, de Jaime Mayor Oreja, cabeza de lista del PP a los comicios europeos, dijo que es "uno de los políticos de los que uno se siente orgulloso de tener como compañero" y que "identifica como nadie esa identidad con la tradición política que hace al PP heredero de la democracia cristiana y del liberalismo templado, los que crearon el Estado del Bienestar". Así, los sistemas de solidaridad, la apuesta por la reforma y por la economía de mercado son "los principios que representa Jaime, y hay una esperanza de cara al futuro para que sepamos que el horizonte no es negro y que alcanzaremos los objetivos marcados", concluyó.